Como te hago entender

Como te hago entender
que a nadie extraño mas
que nada me hace falta
mas que tu presencia.

Que nada me lastima,
como lo hace tu ausencia
como te hago entender
que a nadie extraño mas.

Como te hago entender
que mi vida sin ti
es solamente tiempo
que pasa sin ti.

Como te hago entender
que me faltas, como el aire,
como el agua, para vivir.

Como te hago entender
este sabor amargo
sabor de derrota
que crece en mi boca
cuando tu no estas.

Como te hago entender
que se me rompe el alma
y no puedo evitarlo
cuando tu te marchas
cuando no se de ti.

Como te hago entender
que es mas fuerte que yo
que no quise de ti enamorarme.

Como te hago entender
que me faltas, como el aire,
como el agua, para vivir.

Como te hago entender
este sabor amargo
sabor de derrota
que crece en mi boca
cuando tu no estas.

Como te hago entender
que se me rompe el alma
y no puedo evitarlo
cuando tu te marchas
cuando no se de ti.

Como te hago entender
que es mas fuerte que yo
que no quise de ti enamorarme.

 

No todo lo que aprendiste sobre Cristóbal Colón es verdad

 

Crecimos aprendiendo todo tipo de historia sobre la fundación de América, y uno de los exploradores sobre los que se enseña en cada salón de clases es Cristóbal Colón. Pero, ¿cuánto sabemos realmente sobre él como explorador y su famoso viaje? Veamos

Cristóbal Colón fue el primer explorador en descubrir América

Falso. Los estudiosos creen que fue el vikingo Leif Erickson el primero en llegar a América. De hecho, creen que Colón ni siquiera fue el primer europeo en descubrir lo que conocemos como América.

Colón llegó en tres barcos conocidos como La Niña, La Pinta y La Santa María.

Verdadero. Su tripulación llegó en esas embarcaciones. Se han realizado varias réplicas a lo largo de los años, incluida una flota que fue donada a Texas desde España. El último de los barcos réplica se hundió en abril.

Colón llegó a Florida cuando pisó a América

Falso. Primero aterrizó en la isla de Guanahaní, en las Bahamas. En realidad, nunca pisó América del Norte, según la Enciclopedia Británica. LLegó, por cierto, a Venezuela en su cuarto viaje.

Colón solo hizo un viaje y llegó a casa hecho rico

Falso. Colón en realidad hizo cuatro viajes al Caribe y, a pesar de volver con oro, murió en la pobreza.

Colón realmente pensó que había llegado a China incluso hasta su muerte

Cierto. Aunque muchos dudaban de él, y la evidencia estaba en su contra, Cristóbal Colón realmente creía que había logrado el objetivo de llegar a China y Japón.

Colón fue esencial en la colonización de América del Norte, lo que condujo a lo que es hoy Estados Unidos

Cierto. Aunque técnicamente no descubrió Estados Unidos, tuvo un gran impacto en la exploración del Atlántico y, finalmente, en la colonización.

El Día de Colón, celebrado en Estados Unidos, es una fiesta moderna establecida en la década de 1900

Falso: el presidente Benjamin Harrison estableció una celebración del Día de Colón en el 400 aniversario del desembarco de Colón en 1892.

El Distrito de Columbia lleva ese nombre en homenaje a Cristóbal Colón

Verdadero. Varias ciudades, ríos y otros puntos de referencia en Estados Unidos también han sido nombrados en honor al explorador.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA DEUDA DE LA PROSTITUTA

No hay descripción de la foto disponible.

No se quién es el genio que lo escribió… pero léelo, es excelente…

En agosto, en una pequeña ciudad, cae una lluvia torrencial y hace varios días que la ciudad parece desierta.

Hace tiempo que la crisis viene azotando este lugar, todos tienen deudas y viven a base de créditos.

Por fortuna Llega un millonario forrado de dinero y entra en el único pequeño hotel del lugar, pide una habitación, pone un billete de 100 Euros en la mesa de la recepcionista y se va a ver las habitaciones.

– El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con:
– El carnicero.
Éste toma el billete y sale corriendo a pagar su deuda con:
– El criador de cerdos.
Al momento éste sale corriendo para pagar lo que le debe al:
– Molino proveedor de alimentos para animales.
El dueño del molino toma el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con:
– María la prostituta a la cual hace tiempo no le paga, en tiempos de crisis hasta ella ofrece servicios a crédito…
La prostituta con el billete en mano sale para:
– El pequeño hotel, donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado y le entrega el billete:
– Al dueño del hotel.
En este momento baja el millonario que acaba de echarle un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, toma el billete y se va.

“Nadie ha ganado un centavo, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira el futuro con confianza”!!!

MORALEJA:
SI EL DINERO CIRCULA, EN LA ECONOMÍA LOCAL, SE ACABA LA CRISIS.

El Florín Húngaro

Un poco de historia siempre cae bien, espero les agrade!!

¿Sabía Usted?: El Florín Húngaro fue la única moneda europea que antes de la aparición del Euro plasmó la efigie del libertador en una de sus monedas.

El ícono nacional de Hungría el Conde István (Esteban Széchenyi) desde 1825 adoptó las ideas de Bolívar y Rodríguez de masificar la educación. Gracias a esto, hoy día, Hungría tiene la mayor cantidad de Laureados Nóbel per cápita en el mundo.

El ejemplo de Bolívar y Rodríguez en Hungría hicieron merecedor al Libertador de su efigie en el Florín.

A su vez Hungría y la independencia venezolana se relacionan con la participación de los húsares húngaros (“huszár” en húngaro significa miembro de una unidad de 20), estos húsares llegaron hasta el Campo de Carabobo. Por otro lado la bandera de los húsares de la Guardia de Honor presidencial de Miraflores siempre llevó los colores rojo con injertos blancos y verdes, colores nacionales húngaros.

No hay descripción de la foto disponible.

 

Moneda nacional de Hungría de 100 Forintos húngaros, puesto en circulación en Hungría en 1983 en honor del bicentenario del nacimiento de Simón Bolívar, con su efigie.

 

 

Anda y ve

Anda y ve, te esta esperando
Anda y ve, no lo hagas por mí
Que al fin y al cabo, somos solo amigos

Anda y ve, te veo nerviosa
Anda y ve y que sientas con él
Lo que en su día tu sentías conmigo

Pero lo dudo, conmigo te mecías en el aire
Volabas en caballo blanco el mundo
Y aquellas cosas no podrán volver
Y es que lo dudo porque hasta veces
Me has llorado con un beso
Llorando de alegría y no de miedo
Y dudo, que te pase igual con él, igual con él

Anda y ve, te esta esperando
Anda y ve, no lo hagas por mi
Que al fin y al cabo, somos solo amigos

Anda y ve, te veo nerviosa
Anda y ve y que sientas con él
Lo que en su día tu sentías conmigo

Pero lo dudo, conmigo te mecías en el aire
Volabas en caballo blanco el mundo
Y aquellas cosas no podrán volver
Y es que lo dudo porque hasta veces
Me has llorado con un beso
Llorando de alegría y no de miedo
Y dudo, que te pase igual con él, igual con él

Pero lo dudo, conmigo te mecías en el aire
Volabas en caballo blanco el mundo
Y aquellas cosas no podrán volver
Y es que lo dudo porque hasta veces
Me has llorado con un beso
Llorando de alegría y no de miedo
Y dudo, que te pase igual con él, igual con él

Fuente: LyricFind
Compositores: Manuel Alvarez-Beigbeder Perez / Purificacion Casas / Ana Magdalena

El curriculum del Chofer

Por: Cesar Miguel Rondón.
(Escritor, periodista, locutor, publicista y productor ejecutivo de televisión; venezolano)

El pasado viernes fui con mi hija María Bárbara Rondón a Valencia, a la Feria Internacional del Libro de La Universidad de Carabobo (Filuc).
El motivo del viaje era que Bárbara iba a presentar, en el marco de la Feria, su libro “Soy Bárbara, soy especial”, de manera que para mí esta visita a la Filuc estaba cargada de orgullo y emoción.
La Editorial Planeta, que edita a Bárbara, nos envió un carro con un chofer para que nos trasladase a Valencia, Estado Carabobo.

Cuando bajamos de casa, el chofer, un hombre alrededor de los 50 años, alto, espigado, de lentes y con incipiente calvicie, sale del carro y nos saluda.
– ¿Cómo está señor Rondón? –
– Mucho gusto, le digo yo. Y reparo en que estaba leyendo un libro voluminoso con un titulo increíble: “La guitarra rasgada del siglo XVII”. ¿Qué clase de chofer lee un libro como este?

Se me presenta y me dice que él es musicólogo.
¡Ah qué bien! Vamos a tener una buena conversación durante el viaje.
Pero el detalle estuvo en que me obsequió, de inmediato, sabiendo que me llevaría a Valencia, un libro de su autoría, generosamente dedicado y firmado: “50 años de Musicografía Caraqueña 1870-1920”. Editado por la Universidad Central de Venezuela. Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico.
Firmado por Hugo Quintana.

Hugo Quintana fue mi chofer a Valencia.

En la solapa de su libro aparece su curriculum:

Hugo J. Quintana M.

+58 (212) 3239323
+58 (416) 7192313
quintana.hugo@gmail.com)

Profesor en Ciencias Sociales. Mención Historia UPEL. Magister de Historia de Venezuela en la Universidad Católica Andrés Bello. Doctor en Humanidades en la Universidad Central de Venezuela. Realizó sus estudios musicales en los conservatorios en la capital del país donde egresó como Ejecutante en Guitarra Clásica y Director Coral. Ha realizado una amplia labor docente en materias afines a su formación, tanto en conservatorios como en institutos de educación superior. Es profesor investigador de la Universidad Central de Venezuela. Además se ha desempeñado como Jefe del Departamento de Música. Coordinador de la Maestría de Musicología latinoamericana. Director de la Escuela de Artes y representante profesoral principal ante el Consejo de la Facultad de Humanidades y Educación. Actualmente es Coordinador de la extensión de la misma Facultad. Fue miembro de la Junta Directiva de Fundes y Cofundador y Director de la revista de la Sociedad Venezolana de Musicología.

Ha participado como ponente en diversos Congresos Musicológicos Nacionales e Internacionales.
Y es autor de un importante número de artículos que buscan reconstruir la memoria musical del país.

– Premio Municipal de Música 2009.
– Mención de Honor 2010 Edición del Bicentenario.
– Premio de Investigación de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela 2010.

Ese es un curriculum como para estar legítimamente orgulloso. Y Hugo Quintana M. puede estar muy orgulloso de lo que ha logrado en su corta vida.

Pero a mí me da mucha vergüenza, inmensa vergüenza como venezolano, que un hombre con este Curriculum haya sido mi chofer de Caracas hasta Valencia.

Porque, según confesó Hugo, con una par de carreras como esas, hacía bastante más de lo que él gana para vivir siendo un Académico de Venezuela.

Un país en el que ocurre esto es un país lamentable, un país que da vergüenza y tristeza.
Y es bueno que lo sepan los culpables que nos llevaron a tan penosa situación.

 

Y de forma inesperada

Y de forma inesperada estaba allí,

La vi llego de su trabajo,   alguien la acompañaba,  ella entro como siempre, a su cuarto para cambiarse para luego darse un baño de agua fría.

Entro muy enojada con un uniforme un poco extraño,  nunca la vi así, la acompañaba una persona que la trajo a su casa, él era un poco mayor, no sabia del porque discutían,  los vi y el siempre estuvo muy callado,

Ella al salir del baño tenia todo mojado,  algo avía pasado, todo el piso estaba mojado,  sala, cocina, comedor, todo y aunque nadie me podía ver,  tome  una escoba y me puse a sacar toda el agua en un drenaje, todo fue muy rápido y cuando todo el piso se seco ella se tranquilizo,  dejo de llorar y se dispuso a preparar el almuerzo como siempre.

 

Cuando desperté me sentí feliz porque pude verla,  ella nunca supo que yo me encontré allí a su lado.

 

 

Yo no quiero que te vayas

Yo no quiero que te vayas,
pero tampoco quiero retener tu llama
para que otros nunca conozcan tu fuego,
ni mojar tu pólvora
para que no prendas junto a nadie.

No quiero eso, ni tampoco
llevarte de la mano hacia ninguna parte.

Solo te dejaría irte de aquí
para que fueras a buscarte
—si así lo necesitaras—,
porque eso significaría que a mi lado
no obtienes las respuestas que precisas.
Cortar el vuelo hacia uno mismo
a la persona a la que amas
es parecido a escribir su nombre
con el bolígrafo que certifica una condena.

No quiero perderte,
pero no te quedes junto a mí
si la fuerza que te empuja
no te impulsa a donde ya estuvimos,
si tus pies no prefieren caminar
en dirección hacia nosotros.

Si esto no te mueve no lo hagas,
no vengas aquí,
dime adiós y no mires atrás
y déjame que aprenda, que aprenda de una ves

que echar de menos no es otra cosa
que el peaje de una felicidad que ya ha partido.
Déjame solo y vacío
sin canciones que maquillen el fracaso.

Me sentiré querido si te vas de esta manera,
si no permites que la compasión te mantenga junto a mí,
si eres capaz de arrancarme las esperanza de una vez
en lugar de rompérmela con pequeños golpes
que hagan llevadera la derrota.
Porque la derrota nunca es llevadera,
es solo un dialecto del fracaso.

Si sientes culpa, no la sueltes con una despedida a medias,
marchándote un poco el martes
y volviendo mañana,
para dejar la foto el jueves.
No me dejes como quien deja irse deshaciendo en su boca
el caramelo del remordimiento,
ni te vayas yendo lentamente,
poniendo al futuro sobre aviso.
No me entregues la soledad por fascículos, no lo dilates.
Yo quiero que asumas la culpa y la bondad que hay en ello,
desamor sin maquillaje, la verdad sin photoshop.

No te quedes junto a mí,
te lo ruego,
no lo hagas
si es así como te sientes.

Pero si no es esto lo que te aleja,
si solo es temor a que el fracaso
muerda un día nuestras noches,
si temes que sea yo quien me despida,
o si lo que te aleja de mí es,
por ejemplo,
el pasado sujetándote el vestido,
o el zumbido que rodea a los que aman
y fueron desamados,
entonces quédate
y paga al corazón lo que te exija.
Y si se acaba da gracias al final
por el regalo que el amor
nos puso entre las manos.

Que no hay gloria mayor
que la que ofrece el amor cuando se da,
ni dolor más merecido que el que viene
cuando el dedo del adiós toca el timbre de tu casa.

Por: Marwan

La historia de los amores imparables

Me dicen que es de tontos
tropezar tres veces con la misma piedra
pero es que tú eras una piedra
sobre la que merecía la pena caer,
resbalarse,
hacerse herida.
Porque hay personas que merecen nuestra herida
personas que mancharon todo de felicidad,
y contrataron la alegría
y la volcaron sobre ti
como quien te arroja un cubo de esperanza,
personas que empapaban tu vida con su risa
y ahora que no están no dejan cuerda de tender
donde seque esta tristeza.
Me dicen que es de tontos,
que lo deje,
porque huir del compromiso
es el deporte que practicas.
Y tal vez estén en lo cierto
pero no saben que tu boca
es el ticket de entrada al paraíso,
como una esperanza que se cuela dentro.
Y dueles. Claro que dueles.
Como un regalo que al abrirlo está vacío,
como el premio que te sacan de las manos.
Dueles.
Pero yo sé que solo hay miedo tras tu huida,
que me tiras las flores de los tiestos
por miedo a que no haya champán con que regarlas,
que tu huida es un descanso,
que el amor
se toma un tiempo sobre ti
para que los temores no caven más hondo en tus entrañas.
A veces no hay parejas que no se amen
sino temores que nos vencen.
Pero siempre vuelves,
siempre llegas de nuevo
para estampar en mi cuarto el paraíso,
para darle un nuevo orgasmo a mi memoria,
un motivo más para creer.
Y sé que no es fácil,
que me hago herida nuevamente
en cada travesía desde mi lengua hasta la nada,
pero me curas de nuevo en tu viaje de vuelta hacia nosotros,
me curas, muerdes mis heridas y las arrancas de golpe
y allí donde había piel rota y soledad
solo encuentro piel nueva, alma restaurada.
Por eso acepto todo lo que caiga sobre mí cuando te vayas.
Acepto que me elijas y me sueltes,
que la felicidad sea un disparo,
lo que dure este momento.
Acepto las tres llamadas pendientes que cuelgan de mi vida
con las que no sé qué hacer
para que no me revienten de pasado el paisaje.
Y también los domingos en que siento
que la vida está comunicando.
Lo acepto todo si eso abre la puerta
a que mis lunes sean tus lunes
y mi foto tu desvelo
y mis guerras un motivo
por el que hallar la paz contigo.
Me dicen que te olvide y tienen razón,
pero lo dicen porque no saben lo ligeros
que son dos amantes cuando es correspondido.
No entienden que te necesito.
Te necesito porque despedirse es una palabra demasiado grande
y no lo entienden.
Y porque me están subiendo los tres polvos de más que te debo,
como una droga que no consumes pero afecta
y no lo entienden.
Y vuelvo a ti porque no es posible ponerle vallas al amor
y cada uno elige el modo de volarse
y no lo entienden.
¿Dependencia? Por supuesto.
De la felicidad que traes,
de ser nosotros,
posiblemente.
Les digo eso.
Por eso vuelvo a ti,
a chocar de frente contra la felicidad,
a caer de boca contra la felicidad,
a romper mis dientes contra la felicidad.
Me equivoque o no,
para mí eres eso,
la calle que conduce
a la felicidad.

Por: Marwan