Los tres elementos necesarios para que funcione el amor

Quien no desea vivir un amor verdadero? Pero muchas veces luego de un gran enamoramiento inicial, al tiempo sobreviene una decepción gradual, que da paso a un inerte aburrimiento, que falló? Podemos habernos equivocado tanto?

Tal vez encontremos una respuesta en esta definición sobre en que consiste el amor verdadero.

Un amor completo, gratificante y placentero requiere de la unión de tres factores emocionales, relacionados con el deseo (eros), la ternura (ágape) y la amistad (philia).

Una pareja funcional se une por la presencia de estos tres elementos y sus momentos de felicidad las deben al equilibrio de estos mecanismos psicológicos. Cada uno de estos factores es una parte primordial de lo conocemos como Amor Verdadero y juega un rol esencial en la aparición de la atracción y su desarrollo posterior en afinidad y amor. Tal es la tesis del especialista Walter Riso.

Eros: Es el deseo sexual, posesión, enamoramiento, amor pasional. Lo más importante es el YO que anhela, que codicie, que exige. La otra persona, el TÚ, no alcanza a ser sujeto. Es la faceta egoísta y concupiscente del amor: “te quiero poseer”, quiero que seas mio/a”, “te quiero para mi”. Eros es conflictivo y dual por naturaleza, nos eleva al cielo y nos baja al infierno en un instante. Es el amor que duele, el que se relaciona con la locura y la incapacidad de controlarse. Pero no podemos prescindir de eros, el deseo es la energía vital de cualquier relación, ya sea como sexo puro o como erotismo.
Deseo por el otro, que cuando hagas el amor te guste. Eros es el responsable de que magnifiquemos las cualidades de la persona amada, de que pases por alto los errores, de que adores por completo a esa persona. Gracias a Eros tu mente y tu cuerpo están ocupados en su totalidad por la persona amada.

Philia: es la amistad. La Philia trasciende el YO para integrar al otro como sujeto. YO y TÚ, aunque el YO sigue por delante. A pesar del avance, en Philia, la benevolencia no es total porque la amistad todavía es una forma de amarse a sí mismo a través de los amigos. La emoción central no es el placer como deseo acaparador, sino la alegría de los que comparten, la reciprocidad, pasarla bien, estar tranquilos.
La tradición griega que tiene que ver con la amistad. Que tengas proyectos en común con la persona que amas. La alegría de que el otro exista, como te pasa con los amigos. La lealtad es el primer y principal valor de la Philia. Gracias a la Philia llegas incluso a ser franco en medio de la desonestidad. Este elemento los convierte en ‘compinches’, en amigos de travesuras, de juegos y de humor. No se trata de pensar exactamente igual que tu pareja, la idea es que las diferencias terminen siendo manejadas de una manera cordial porque eso fortalecerá la relación. Incluso llegas a admirar a tu pareja por cómo es, por sus habilidades. Se dice que se puede admirar a muchos pero solo amamos a una (o en el peor de los casos a dos).

Ágape: es el amor desinteresado, la ternura, la delicadeza, la no violencia: No es el YO erótico que arrasa con todo, ni el YO y TÚ del amor amistoso, sino el amor de entrega, es amor, es la benevolencia sin contaminaciones egoístas. Obviamente, no se refiere a un amor irreal e idealizado, porque incluso ágape, tiene condiciones, sino de la capacidad de renunciar a la propia fuerza para acoplarse a la debilidad de la persona amada.
El cuidado por el otro. Su dolor te duele, amas con ternura. Es el amor desinteresado que se da y se entrega sin más, sin esperar nada a cambio, el que busca el bien del ser amado. Sin Ágape, ninguna relación funciona, porque la insensibilidad, tarde o temprano genera desamor.

Por supuesto que la fórmula ideal es el equilibrio justo entre estos tres factores, la ausencia de alguno de ellos, o el desequilibrio es la causa de esa sensación de insatisfacción que afecta a algunas parejas.
La combinación de estos tres elementos da como resultado: Hacer el amor(Eros) con el mejor amigo(Philia) con mucha ternura (Ágape).
Según Riso cuando a la relación le hace falta alguno de estos tres elementos, empieza a sentirse incompleto, es la llamada no autorealización frente al amor. Probablemente al inicio de una relación todos hemos llegado a sentir o creer sentir estos tres elementos, pero qué ocurre si alguno de los elementos ya no funciona o deja de existir, el especialista fue bastante claro en este punto, sobretodo cuando habló sobre EROS.

¿El EROS puede ser eterno?

Puede ser eterno, hay uno que está manejado biológicamente que es durante el enamoramiento y que tiene una fase activa entre 18 o 30 meses. Tú no piensas, estás enamorado de la cintura hacia abajo. Y hay otro EROS que se desarrolla a través de nuestros imaginarios, de nuestros juegos, que es el factor humano. El EROS no es la penetración, es la fantasía, es el juego. Depende de la pareja mantenerlo vivo, pero si llega a cero, todas las investigaciones muestran que no se recupera, sin EROS no funciona. En el caso de los otros dos elementos, el experto dijo que se puede recuperar dependiendo sea el caso.
Si tú eliges con el EROS no eliges con la razón, el amor no es solo un sentimiento, hay que aprender a gestionar, de lo contrario estaría eligiendo tu necesidad sexual. Si eliges por el EROS, Riso asegura que eliges mal, porque para que una relación funcione tiene que tener la ecuación completa. “El 80% de una buena relación no está en el EROS, tu no puedes hacer el amor las 24 horas del día, ni todos los días de la semana”.
Con estos datos ya podemos tener una idea para saber qué evaluar al momento de volvernos a enamorar, y en el caso de que estés en una relación y empiezas a tener problemas, evalúa cuál de los elementos no está funcionando.