Carta a la esposa de mi mejor amigo

Hace unos años, mi esposa y yo tuvimos una comida con uno de nuestros más grandes amigos, un exitoso profesionista, un amoroso padre y un esposo ejemplar, a quien conozco desde la infancia. Aprendí a quererle como a un hermano, por todas las experiencias que vivimos juntos.

Tanto él como yo teníamos pocos años en nuestros respectivos matrimonios en ese entonces, por lo que me resultó extraño algo que le dijo a mi esposa, mientras estábamos comiendo:

“Cuídalo mucho. Ámalo y cuídalo. Te lo encargo”.

Mi esposa sonrió sin ocultar que le resultaba rara esa petición, viniendo de alguien que no era un familiar mío. Entonces, mi amigo comprendió la duda y explicó:

“Él es mi amigo, y me importa. Es solo un favor especial que te pido: Cuídalo”.

Hoy quiero corresponder la atención de mi amigo haciendo algo por tu novio o esposo. Es cierto, no soy amigo de todos los chicos cuyas esposas leerán este artículo, pero quiero darles voz a todos sus verdaderos amigos, a quienes les interesa que él —tu pareja— sea feliz. Por eso, me pondré en el lugar de cada uno de esos amigos:

La carta

“Eres la novia o la esposa de mi amigo. Aunque tú y yo casi no convivimos o apenas nos conocemos, nos une el interés genuino por el bienestar de él —sí: tu novio, mi amigo—. Por ello, me gustaría que considerases algunas cosas:

1. Él no es perfecto

“Hoy te quiero decir que hasta donde yo sé, mi amigo no es perfecto, pero tiene lo suficiente para ser feliz e irradiar esa felicidad a otras personas. Requiere ajustes, por supuesto, y aún tiene mucho que aprender, pero él está seguro de que en tu compañía, las experiencias que vivan lo ayudarán a crecer. Aprovecha todas esas experiencias.

2. Respeta su individualidad

“Él es un gran apasionado del deporte (o de la música, o de su trabajo, o de la ciencia, o de la ayuda humanitaria, etc.) y sus amigos lo admiramos por eso. Es muy probable que de ahí haya surgido tu amor por él: no menosprecies ese aspecto de su vida, porque harás que se marchite.

3. Perdona sus defectos

“Cuando se porte mal, no ignores su proceder. No apruebes sus conductas inadecuadas. Pero no retribuyas mal por mal: enséñale con amor y firmeza. Créeme: es lo que mejor les ha funcionado a sus padres, a sus maestros y a nosotros, sus amigos.

4. Ámale como es

“Ayúdalo a mejorar, crecer y triunfar, pero nunca a costa de tu aceptación. Camina con él, apóyalo, levántalo y motívalo. No te hagas expectativas exageradas sobre él, que harán que te decepciones fácilmente. Ten en cuenta que él vio en ti el cumplimiento de sus más hermosos sueños.

5. Tú eres lo más importante en su vida

“Por último, recuerda esto: eres lo más valioso y hermoso en su vida: él dejó todo por ti, incluso renunció a pasar mucho tiempo con nosotros, sus amigos, para estar contigo. Lo hizo porque no hay nada en el mundo más bello para él, que estar contigo y ser felices juntos. Por todo lo anterior, te pido, te suplico lo ames, lo cuides y luches por él cada día. Es mi amigo y espero que siempre sea feliz y sé que en este momento, tú eres la parte más importante de su felicidad.”

Como dije, no soy amigo de tu esposo o novio, pero acaso esta carta, con sus peticiones y consejos, sea útil para que ambos sean más felices juntos. Aunque no te conozco, te pido que aceptes mis palabras como recibes las de un verdadero amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s