VIRTUDES SUMISAS

Mucho puede escribirse acerca de cómo debe comportarse, cual ha de ser el carácter y la personalidad de la sumisa ideal. No existe un manual específico, ni una universidad donde te adjudiquen el título de “la verdadera sumisión”.
Cada dominante tiene sus preferencias de comportamiento en sus sumisos, y es en ésas tendencias en las que tendrás que basar tus actitudes para ser una buena sumisa… la mejor sumisa de tu Amo.
Existen sin embargo unas pautas generales, que pueden servirte como punto de apoyo en tu aprendizaje:

1.-Obediencia:

Es una de las características principales de una sumisa. Es la manifestación directa de la necesidad que una sumisa tiene de sentirse controlada, guiada, dirigida…
Ese sentimiento de que alguien organiza tu vida, da lugar otro sentimiento más profundo, el de pertenencia.
Si bien el ser obediente consiste en hacer aquello que el Amo ordena, ésta disciplina no debe convertirse en un mecanismo sin personalidad. Ser obediente, también significa poner interés en realizar bien lo ordenado y en tomar la iniciativa para satisfacer los deseos de tu Amo, adelantándote a la orden.
Si tienes alguna duda, sigue la primera regla de tu condición: Obedecer.

Donde reina la justicia, obedecer es ser libre – James Montgomery

2.- Subordinación intelectual:

Partimos de una actitud psicológica de respeto y consideración a tu Amo, actitud que has elegido libremente, escogiendo de entre todos los dominantes a un Amo que tenga una buena dotación intelectual, para enseñarte, dirigirte y gobernar tu vida a su antojo. Por ello debes asegurarte de seleccionar correctamente a la persona a la que entregarás tu sumisión, para evitar salir perjudicada. Si la persona sumisa no puede admirar a su Amo, menos podrá respetarle u obedecer sus órdenes.
Considerando esto, el Amo en una relación BDSM es el poseedor de “la verdad”, lo cual no significa que no cometa errores o que en alguna ocasión, no adopte una actitud equivocada. Sin embargo, la persona sumisa, deberá seguir manteniendo en todo momento una actitud de humildad y respeto por su Amo.
La persona sumisa, siempre puede preguntar e interesarse por las decisiones de su Amo, exponer sus sentimientos al respecto y confiar en que su Amo, rectifique si realmente cree estar equivocado. Lo que nunca debe hacer es desafiar, manipular u oponerse a las decisiones de su Amo.
Se puede decir que el sometimiento intelectual es una de las principales batallas en los primeros pasos de una persona sumisa en el BDSM.,

Las personas inteligentes tienen un derecho sobre las ignorantes: el derecho a instruirlas – Ralph W. Emerson

3.- Umbral del dolor:

Existe el dolor físico y el dolor emocional. Muchas prácticas, castigos y actividades sexuales en una relación BDSM implica de una u otra forma causar/recibir dolor, aunque esa no es su esencia fundamental.
Sobre el dolor físico a muchas sumisas no les gusta experimentar con el dolor extremo y ese es tu caso, tu deber es ponerlo en conocimiento de tu Amo.
Es cierto que el dolor provoca miedo y por lo tanto, una actitud esquiva desde el momento que se plantea en la relación BDSM, pero con la práctica y el entrenamiento adecuado, se puede incrementar su nivel de resistencia.
Sin embargo, debes tener claro que aquel tipo de dolor que no disfrutes o no te cause excitación, es insano y patológico.
El dolor emocional, podemos observarlo en nuestra vida diaria, y nadie está exento de experimentarlo en alguna ocasión.
La reacción habitual, es eludir esos sentimientos desagradables que nos embargan enterrándolos en el fondo de nuestro ser, a través del auto engaño, la negación o el aislamiento.
Cuando el dolor emocional amenace tus sentidos, es necesaria una profunda reflexión contigo misma, para localizar su origen y hacer una posterior exposición de sus causas a tu Amo, para que éste tome las medidas oportunas.
Recuerda que no es lo mismo experimentar con el dolor, que con el sufrimiento.

El dolor, cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro – Concepción Arenal

4.- Compromiso sexual:

Si bien el sexo, no lo es todo en el BDSM, si es una de las partes importantes de la relación.
El ofrecimiento generoso y sin límites por parte de las personas sumisas haciendo disfrutar a sus Amos, es otra de sus características esenciales.
Por norma general, a las personas sumisas, les gusta sentirse usadas y utilizadas sexualmente por sus Amos. Suelen requerir de un alto nivel de excitación para lograr alcanzar el placer, sin embargo, una vez encuentran al Amo que sepa someterlas adecuadamente, lo adquieren a un nivel casi místico.
Ese es el tipo de entrega sexual que en esencia busca un Amo de su sumisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s