Un escrito para ponernos a reflexionar

Dice una frase: “Nunca des por echo que alguien va a estar para siempre. Sostén a cada persona cerca de tu corazón porque quizás un día te despiertes y te des cuenta que perdiste a un diamante mientras estabas ocupado coleccionando piedras” y es muy cierto, a veces perdemos personas que queremos mucho pero no  les damos la importancia que se merecen, muchas veces nos acostumbramos a su presencia que nunca nos ponemos a pensar la falta que esa persona nos dejaría si no estuviera.

A veces por nuestra rebeldía de estar con personas que a la larga nos damos cuenta de que no nos convenía, dejamos perder a otras personas que siempre han estado a nuestro lado apoyándonos y no nos damos cuenta hasta que las hemos perdido, a veces no somos conscientes de lo que tenemos hasta que se ido de nuestro lado.

El problema radica en que a primera vista no nos damos cuenta de lo que estamos haciendo, o si la sabemos creemos que es lo correcto y sólo el tiempo nos hará darnos cuenta del error que cometimos. El tiempo es algo valioso, es como oro sin que nos demos cuenta, tú decides que hacer con este, y lo más recomendable es que lo inviertas de la mejor manera, es como el dinero, si lo sabes invertir bien, en un futuro te traerá buenos dividendos y no tendrás de nada de qué arrepentirte, pero si por el contrario haces malas inversiones esto se verá reflejado de la misma manera en tu futuro. Es por esto que debemos saber escoger bien nuestras amistades aunque en un principio cueste y no sepamos a ciencia cierta si una amistad es valiosa o no, ya que una mala amistad nos traerá problemas tarde o temprano.

El cultivar una buena amistad es tan valioso que luego con los años nos daremos cuenta que esas amistades son tan primordiales que ya hacen parte de nosotros y es como si hicieran parte de nuestra familia.

Por último me gustaría recomendar que nunca nos olvidemos de nuestra familia que lo quieras o no, son las únicas personas que realmente te han estado acompañando a lo largo de tu vida, el ejemplo de tus padres que han luchado tanto por ti y que sin dudarlo un segundo arriesgarían cualquier cosa por verte bien es el más claro ejemplo de que muchas veces tenemos personas que valen como los diamantes y no reconocemos su compañía por estar recogiendo piedras que luego por el camino nos daremos cuenta de que no las necesitábamos y solo nos hizo perder tiempo. Honra a tu padre y a tu madre y da gracias por todo lo que te han brindado (Muchas veces puede que uno de ellos o los dos, no nos acompañen, pero hay personas que han sido como padres o como madres), sé alguien en la vida y sal a triunfar se lo debes a tu familia y a ti.

image