Lunas

En armonía con la luna azul de este viernes:

COLORES LUNARES: LA LUNA AZUL Y LA LUNA NEGRA
De: Alberto Lovera ElpropioPoseidon en La biblioteca de Pérgamo (Archivos)
He escogido como primer documento de La Biblioteca de Pérgamo, esta investigación que realicé el año pasado (2011) sobre la Luna Azul y la Luna Negra y su significación para el Neopaganismo, por la proximidad de una Luna Azul el próximo 31 de agosto.

COLORES LUNARES
La luna es gris, todos hemos visto las fotografías de las rocas lunares que trajeron las misiones Apolo de la NASA. Pero la intensa luz solar la hace lucir casi blanca en las noches de plenilunio, si sopla una buena brisa que se lleve las nubes, o si -simplemente- no hay nubes porque estamos en pleno verano y no hay precipitaciones.
Cuando la luna está en eclipse se observa de color rojizo, por las partículas de polvo en suspensión en la atmósfera terrestre. Pero cuando estas partículas están constituidas por ceniza volcánica, el color que toma la luna ante nuestros ojos es azul verdoso y a veces verde.También la nubosidad y el ángulo de incidencia de la luz solar, según la época del año, hacen que la luna se vea de distintas tonalidades.
Pero estos colores tienen poco qué hacer con la magia pagana, a la que importan sólo dos: el azul y el negro; es decir: la luna azul y la luna negra.

LA LUNA AZUL.
En 1943, Lurence J. Lafleur, comentarista de la revista de astronomía Sky & Telescope, expresó en un artículo sobre el Almanaque Agrícola de Maine, que los granjeros acostumbraban denominar luna azul, a la tercera luna llena de una estación, cuando en dicho período ocurrían cuatro plenilunios.
Antes de proseguir con la historia, recordemos que las estaciones (el tiempo entre los solsticios y los equinoccios) tienen una duración de tres meses cada una y que, como el ciclo lunar dura aproximadamente un mes, deberían ocurrir, de ordinario, sólo tres lunas llenas por estación, o sea una por mes. Pero como la luna es caprichosa -mujer al fin- su ciclo dura veintinueve días y una fracción (exactamente: 29,530589 días), y los meses duran lo que les dio la gana a otro par de caprichosos poderosos, primero a Julio César y luego al papa Gregorio (de allí el nombre de los calendarios: Juliano y Gregoriano), por cuya causa tenemos siete meses que duran 31 días, cuatro que duran 30 días y el escuálido febrero que dura 28 y cuando está de fiesta 29 días. Por este motivo es imposible hacer coincidir el año solar con el lunar, en el sentido de que anualmente haya exactamente tantos plenilunios como meses. Ahora bien, si dividimos la duración del año solar (365,256363004 días) entre la duración del ciclo lunar que ya anotamos arriba (29,530589 días), la matemática nos dice que en un año habrán de ocurrir 12,368746 lunaciones … ¿Qué sucede con esa fracción? Pues lo mismo que con las seis horas que le sobran al año por encima de los 365 días: tal como cada cuatro años el año solar tiene 366 días, cada dos o tres años el año tiene trece lunas llenas. Así de simple.
En esos años de trece lunas, como fue dicho, los granjeros de Maine llamaban luna azul a la tercera de cuatro lunas llenas ocurridas en una estación. En 1946, otro comentarista de Sky & Telescope (cuyo nombre es mejor no mencionar, pues a nadie debe gustarle ser recordado por un error), retomó el tema y malinterpretó lo que tres años antes había expresado Lafleur y dijo: “Siete veces en 19 años hay 13 lunas llenas en un año. Esto da 11 meses con 1 Luna Llena cada uno y uno con 2. Esta segunda en un mes así lo interpreto yo, se llamaba Luna Azul”. Esta denominación fue adoptada por Sky & Telescope en su edición de mayo de 1950. Aunque, cincuenta años más tarde, los editores se dieron cuenta del error y publicaron la debida corrección, ya el nombre luna azul, para referirse al segundo plenilunio en un mes calendario, había “pegado” en el público y nadie les hizo caso…. y así se quedó.
Luego han surgido otros descubrimientos interesantes, el que más me llamó la atención es que entre tres y siete veces en cada siglo, hay años de catorce lunas llenas, es decir con dos lunas azules, lo que ocurre cuando la primera tiene lugar en el mes de enero, tal como sucedió en 1999 y volverá a ocurrir las noches del 31 de enero y el 31 de marzo de 2018, dentro de menos de siete años, así que podemos ir diseñando un buen ritual para esa oportunidad.
A propósito: ¿Cómo deberíamos celebrar el Esbat de Luna Azul? Como no acostumbro ritualizar los esbats de plenilunio, sino los de luna nueva, me dí a la tarea de investigar un poco sobre las costumbres y tradiciones de algunos covens y grupos paganos y wiccanos en varios lugares del mundo, y encontré que la generalidad piensa que el ritual debe ser el mismo acostumbrado para los demás esbats, sin una connotación especial ni en la ceremonia ni en el propósito.

No obstante, una cosa me llamó la atención en dos covens norteamericanos: la proyección temporal del propósito de la magia. Ellos piensan que la segunda luna llena del mes es ocasión propicia para celebrar un ritual cuyo propósito deba mantenerse en ejecución durante un período relativamente largo, pues las energías liberadas en una luna azul se mantendrán actuando hasta la próxima luna azul. Es una opinión interesante y vale la pena ensayarlo.

LA LUNA NEGRA.
Se trata de un concepto ambiguo, que admite varias definiciones, por ejemplo: para la astrología, luna negra es el período del apogeo (punto más alejado) de la luna en la carta natal. Ésta no es la que nos interesa hoy. Luna negra, en la acepción que vamos a emplear, es lo opuesto de la luna azul, es decir: dos lunas nuevas en un mismo mes. Por las mismas razones que arriba hemos analizado, las probabilidades de que este fenómeno ocurra son iguales que las de su opuesto: cada dos o tres años; así como que, entre tres y siete veces cada siglo, hay años con dos lunas negras.

Este año 2011 no habrá luna azul, pues sólo ocurrirán doce plenilunios, pero no obstante habrá trece novilunios, correspondiendo la luna negra, o segunda luna nueva en un mismo mes, al 31 de este mismísimo julio, dentro de veintitrés días.
También es muy interesante anotar que 2014 será un año con catorce lunas nuevas, es decir dos lunas negras, cuyos segundos novilunios en un mismo mes tendrán lugar el 30 de enero y el mismo día de marzo. Algún ritual original habrá que diseñar para celebrar ese esbat.
La luna negra siempre ha sido considerada ocasión propicia para iniciaciones en el lado oscuro de la magia, mediante rituales especiales dedicados a diosas oscuras como Morrigan, Hécate o Cerridwen.

A muchos magos y brujas les produce aprensión la idea de celebrar los esbats de luna nueva, y mucho menos piensan en ritualizar una luna negra. En este sentido es importante señalar que no hay razones para tal actitud. En estos rituales se sienten mucho más intensas y poderosas las energías lunares, pues las mismas están libres de la atracción gravitacional de la luna y se dispersan libremente sobre la superficie terrestre, lo que hace más fácil su canalización; aunque, por supuesto, su ritualización requiere de un mayor estudio y conocimiento de la deidad o deidades escogidas como referentes. Por ejemplo: no sería adecuada la evocación de diosas luminosas como Freya o Brigidt, ni la elaboración de propósitos que tengan que ver con sanación, amor o amistad.

LUNAS AZULES Y LUNAS NEGRAS EN LOS ÚLTIMOS SEIS AÑOS
Y EN LOS PRÓXIMOS SIETE AÑOS.
2005: Luna negra el 31 de diciembre.
2006: Sin luna azul ni luna negra.
2007: Luna azul el 31 de mayo en Europa y el 30 de junio en América (ver explicación más abajo)
2008: Luna negra el 30 de agosto.
2009: Luna azul el 31 de diciembre.
2010: Sin luna azul ni luna negra.
2011: Luna negra el 31 de julio.
2012: Luna azul el 31 de agosto.
2013: Sin luna azul ni luna negra.
2014: Dos lunas negras el 30 de enero y el 30 de marzo.
2015: Luna azul el 31 de julio.
2016: Luna negra el 30 de octubre.
2017: Sin luna azul ni luna negra.
2018: Dos lunas azules el 31 de enero y el 31 de marzo.

El año 2007 sucedió algo muy original. Debido a la diferencia horaria entre Europa y América, la luna azul fue percibida en fechas distiintas. Sucedió que para la segunda luna llena del mes de mayo, nuestro satélite natural entró en fase de plenilunio poco antes de la media noche del 31, calculado conforme a la hora europea, mientras en América todavía estaba en cuarto creciente. Cuando tuvo lugar el plenilunio sobre tierras americanas, ya era 1ro de junio, por lo que las dos lunas en un mismo mes ocurrieron: en Europa el 2 y el 31 de mayo, y en América el 1ro y el 30 de junio. Por supuesto que, si se toma como única referencia válida el tiempo de Greenwich, sólo hubo una luna azul el 31 de mayo; pero, no obstante, los calendarios oficiales consultados, emitidos por gobiernos de países situados en ambas costas del Atlántico, asumen esta diferencia y en los países americanos las dos lunas llenas tuvieron lugar el 1ro y el 30 de junio, así como en los del Viejo Mundo ocurrieron el 2 y el 31 de mayo.
En to personal, esta circunstancia me sirvió de inspiración para escribir un soneto dedicado a una bruja muy querida del otro lado del charco:

PARA TU CORAZÓN TRAIGO LA LUNA
Para tu corazón traigo la luna
que esta noche de esbat he descolgado,
la que he visto brillar, como ninguna,
con mis ojos de mago enamorado.
Como lobo en celo aceché el camino,
la engañé fingiendo que ya me dormía;
la encerré en un cofre de ámbar cristalino,
que oculté en la sombra, pues llegaba el día.
Quiso el dios saturno que tu plenilunio
ocurriese en mayo, como el mío en junio,
y que así la luna que robé, furtivo,
uniese a la tuya su esplendor radiante
y fuese en tu pecho, junto a tu latido,
tu flor de esta noche, dulce bruja amante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s