Mes: septiembre 2015

Ecos de amor…

Desperté en la oscuridad sin dejarte de pensar
Sigue tu huella en mi almohada
Veo tu rostro frente a mí
Siento que aún estás aquí
Todo mi cuerpo te extraña
Puedo ver tu sombra en la luna
Cuando mi memoria te alumbra

Ya están desgastadas todas las palabras
Lo que queda entre tú y yo
No le alcanza al corazón
Y desde mi pecho suena tu recuerdo
Todo lo que fue de los dos son ecos de amor
Oh, oh, oh, oh, oh, oh

Estoy perdiendo la razón
Me hablas en cualquier canción
Tu nombre está en cada palabra
Estás tan cerca y tan lejos
Me aferro solo a un reflejo, te pierdo

Diganle que muero por sus besos
Cuentenle que espero su regreso
Que tu amor es un fuego encendido
Que no puedo apagar dentro mio estos ecos de amor
Oh, oh, oh, oh, oh, oh

Suenan más y cada vez un poco más
Suenan tanto y no la puedo olvidar
Noooooooooooooooooo, noooooooooooooooooo

Diganle que muero por sus besos
Cuentenle que espero su regreso
Y desde mi pecho suena tu recuerdo
Todo lo que fue de los dos son ecos de amor
Oh, oh, oh, oh, oh, oh

Diganle, Diganle, Diganle que no
Diganle que no se vuelva un eco de amor

Buscándote

Tengo que decirte,
Que antes que llegaras
Ya todo estaba preparado para enamorarte
El tiempo que perdí, los besos que regale, fueron necesarios para aprender

Que cuando te encontrara, lo sabría tan solo con mirarte, por primera vez

Déjame que tengo la receta para el resto de las cenas que nos quedan juntos,
Déjame, las horas pasan como minutos entre tu y yo

Buscándote encontré,
La fuente de la felicidad
La escena que no quiero parar de vivir contigo
Buscándote logre, tener lo que no puedo comprar
Y por tu amor estoy vivo

Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Cada día mas vivo
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Mike Bahía
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Siento que haberte conocido no es casualidad
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Y ahora que te tengo no te voy a dejar escapar

Déjame aclararte en este momento
Que no te encontrabas en ningún lugar diferente a este
Pues viniste a verte conmigo

Por eso te ves radiante
Por eso estoy elegante

Disculpa no quiero perder ni un instante contigo,
Por eso

Déjame que tengo la receta para el resto de las cenas que nos quedan juntos
Déjame, las horas pasan como minutos entre tu y yo

Buscándote encontré,
La fuente de la felicidad
La escena que no quiero parar de vivir contigo
Buscándote logre, tener lo que no puedo comprar
Y por tu amor estoy vivo

Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Cada día mas vivo
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Mike Bahía
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Siento que haberte conocido no es casualidad
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Y ahora que te tengo no te voy a dejar escapar

Punte
Solo hace falta tocarte no tienes que hablar
No hay nada mas que esperar, llego el momento del beso.

Y me acerco despacio a tus labios, tus manos no dejan de temblar
Me voy dando cuenta mi niña bonita que valió la pena esperar-te

Buscándote encontré,
La fuente de la felicidad
La escena que no quiero parar de vivir contigo
Buscándote logre, tener lo que no puedo comprar
Y por tu amor estoy vivo

Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Déjame que me presente yo soy Mike bahia
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Donde estabas que estabas tan perdida
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Siento que haberte conocido no es casualidad
Na Na ra , Na Na ra , Na Na ra
Y ahora que te tengo no te voy a dejar escapar

8 errores que cometen los hombres a la hora del sexo

Debido a una serie de mitos, modelos culturales y errores, el hombre creerá que lo hace muy bien, cuando en realidad su pareja no está sintiendo nada

Vamos a hablar sin tapujos. La verdad es que a las mujeres nos encanta tener sexo casi tanto, o más que a los hombres. Eso sí, siempre y cuando nuestro compañero sexual lo haga bien y nos haga disfrutar plenamente. Lastimosamente esto es algo que no ocurre tan a menudo con el género masculino, pues aunque muchos de los hombres se consideren los mejores en la cama, la última palabra siempre la tenemos nosotras y a la mayoría les va mal con esto.

Hoy en día hablamos de sexo más abiertamente con nuestra pareja y nuestras amistades, por lo que es normal escuchar que un hombre le cuenta a su colega lo bien que lo hace y lo  “experto” que es en el tema. Mientras tanto, es posible que la mujer haya quedado insatisfecha, y la verdad pocas veces su hombre se enterará, ya que solemos ser muy discretas y un tanto “amables” para no hacerlos sentir mal.

La comunicación juega un papel muy importante a la hora de revelar gustos, fantasías y deseos al tener relaciones. Sin embargo, en este punto muchas veces la pareja falla, debido a una serie de mitos, modelos culturales y errores, que le harán creer al hombre que lo hace muy bien, cuando en realidad su pareja no está sintiendo nada, está quedando insatisfecha y no está disfrutando del verdadero placer de disfrutar la sexualidad plenamente. Para aquellos hombres que están confiados de lo hacen “excelente” y que son los mejores en la cama, a continuación mencionamos los errores más comunes del género masculino a la hora de tener sexo.

1. Por favor, acaricien bien o mejor no lo hagan

El clítoris es mucho más complicado que el pene, pero no cabe duda de que es una de nuestras mayores debilidades cuando tenemos sexo. Hombres, sean un poco más delicados al tocar nuestro clítoris, pues es una parte muy sensible que se debe saber estimular. La mayoría de ustedes suelen ser bastante bruscos y atacados al querer tocar, sin saber que con esto sólo nos “bloquearan” el placer que se supone que debemos sentir.

2. Aprendan a jugar con nuestros pechos

A la mayoría les encanta jugar con los pechos y es una de las partes que más nos excitan. Sin embargo, hay quienes los tocan con extrema brusquedad, como si se trataran de pelotas, o yo que sé; de nuevo bloqueando lo que nosotras queremos sentir. Es cierto que la pasión nos vuelve locos y eso… pero por favor sean un poco más delicados.

3. Ojo: la cantidad no es lo más importante

Esto es otro de los grandes errores de los hombres, pues en su mayoría destacan la cantidad en lugar de calidad, por lo que suelen relacionar la capacidad de tener más de un orgasmo con la juventud y la virilidad. No cabe duda de que los hombres son competitivos en todo sentido, especialmente si se habla de relaciones íntimas, por tal razón es común ver que entre ellos se jacten sus propios récords. Para ellos el número es muy importante porque puede medirse y compararse, haciéndolos sentir superior. Sin embargo, lo que desconocen, es que para las mujeres es mucho más importante la calidad del encuentro.

4. No dedicarle el tiempo suficiente a los preliminares

Queridos hombres: no todo el placer se debe a la penetración, así que no esperen que nos sintamos agradecidas si sólo se la pasan en esas. Tenemos un cuerpo lleno de puntos débiles para explorar, por lo que les puedo asegurar que si no los han explorado, nunca han dejado satisfecha a su pareja.

5. No sean pasados con sus “azotitos”

Un azote en pleno apogeo de la pasión no está nada mal e incluso nos puede excitar mucho. Pero que nos den nalgada tras nalgada como desquitándose con nuestro trasero, ya es algo que se pasa de la raya y deja de ser bueno.

6. Calladitos lo hacen más rico

Si estamos en plan romance, no sobra un te quiero, un te amo o cualquier palabra tierna. Sin embargo, como casi siempre nos dejamos llevar por la pasión desenfrenada y las relaciones más salvajes, eviten abrir la boca si es para decir cosas como ¿Te Gusta? ¿Lo hago bien?… Pfff, esto nos corta el rollo y la verdad nos aburre. Dejen de preocuparse que si no nos gusta, de seguro lo van a saber.

7. No se coman nuestra oreja

¿Cómo puede ser erótico tener la oreja llena de babas? Es cierto,  la oreja para muchos puede ser un punto muy sensible, pero por favor… no se pasen, una leve caricia con la lengua basta, no creo que nadie disfrute que prácticamente se le coman la oreja y se la dejen babeada.

8. No chupen nuestro dedo gordo del pie

¡Por favor que clase de fetiches raros son esos! La mayoría de nosotras no disfrutamos eso, es más, no es algo normal. No hay nada más asqueroso que los pies, por lo tanto descarten ese tipo de cosas tan extrañas.

Y tú, ¿Tienes algún punto qué adicionar a esta lista?

¿Por qué un esposo se enamora de otra mujer? Cuida que no te pase a ti

Pautas acerca de la naturaleza masculina y sobre qué enamora a los hombres. Es una propuesta que puede funcionar dado que las mujeres siempre buscamos la forma de mantener enamorada a la pareja.

Esa pregunta: “¿Por qué mi esposo se enamoró de otra mujer?”, puede volverse obsesiva y, con todo, las respuestas son tan variadas, que es imposible responder en una sola nota las razones particulares que llevan a un hombre comprometido, a enamorarse de otra mujer. Sin duda el amor y el matrimonio exigen un compromiso, y el ser fiel es también una decisión, pero pese a ese compromiso y ese sentimiento que una creía eterno, la infidelidad puede ocurrir y, cuando sucede, la mujer se pregunta: “¿Por qué sucedió?” “¿Qué hice mal?” “¿Por qué mi esposo se enamoró de otra mujer?”, y casi siempre la respuesta incluye un: “He sido una excelente madre y esposa.” Pero, aunque resulte doloroso aceptarlo, siempre tenemos algo de responsabilidad en lo que suceda al interior de la pareja. Descubre a través de este artículo un poco acerca de la naturaleza masculina y úsalo para afianzar tu relación, arriésgate:

Autores como John Gray y Walter Riso en sus libros Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus e Intimidades masculinas, lo han advertido: hombres y mujeres somos distintos. Claro, esto no es un secreto: el problema es que rara vez nos interesamos por conocer la verdadera naturaleza de los hombres; de alguna manera los hemos estigmatizado con la frase: “Todos son iguales” pero, aunque parezcan predecibles, hay mucho por descubrir. Veamos qué nos dicen los expertos:

Buscan una amiga

¿Quién lo creyera? los hombres esperan encontrar una mujer con quién intimar emocionalmente. Me refiero a una mujer que los escuche, que los entienda, una mujer a la que no teman hablar de cualquier tema, lo que sea. Esa mujer que no reacciona impulsivamente, que sabe comprender sin juzgarlos, que no interrumpe para decir “yo te lo dije”, esa mujer los enamora. Los Doctores Connell Cowan y Melvyn Kinder en su libro Las mujeres que los hombres aman, las mujeres que los hombres abandonan, de manera permanente enfatizan en la amiga que siempre esperan encontrar, señalan que todos los hombres tienen deseos profundos, por ocultos que estén, de compañerismo.

Adoran a la mujer que juega

Buscan a alguien que no teme a que el rímel se le corra por jugar con él, los hombres son seres lúdicos por naturaleza, necesitan expresarse como niños. Así que no temas parecer infantil, juega con él a la pelota, un juego de vídeo, deja que él saque su niño interior y de paso saca el tuyo.

Quieren una mujer que tenga su propia vida

Pese a ser egocéntricos, paradójicamente mueren por la mujer que tiene una vida, que su vida no gira en torno a ellos, sino que con amor y dulzura le hacen entender que ellos son parte de su vida, pero no toda.

Aman a las mujeres felices

Ana von Rebeur, Psicóloga y escritora Argentina, expresó en su libro Quién entiende a los hombres, algo que me llegó profundamente acerca de lo que un hombre esperaba de una mujer, ella escribió: “Los hombres solo quieren de una mujer, que ella sea feliz.” Así es, buscan esa mujer que se ama y se acepta a sí misma, que conoce claramente cuáles son su limitaciones pero que sabe sacarle el mejor partido a sus fortalezas, esa mujer que no hace de cada cosa una tragedia.

Aman la esencia de la mujer

Qué mejor que ellos mismos lo digan. Recientemente un amigo me dijo: “Me encantan las mujeres femeninas”. Con eso quería decirme que ellos aman nuestra esencia, aman lo que nos diferencia de ellos, la capacidad de ser fuertes sin dejar de lado la sutileza y la suavidad que debe caracterizarnos.

Odian el llanto que manipula

Y mi conclusión personal es que odian sentirse culpables y responsables de nuestro dolor y sufrimiento, por eso no soportan nuestras lágrimas. Cabe anotar que el llanto es una expresión de un sentimiento que puede ser de dolor o alegría, pero aquí me refiero a ese llanto que usamos las mujeres como arma de control y manipulación.

Aman las mujeres que los apoyan y los defienden en público

Esa mujer que nunca se le ocurre descalificarlo en público a pesar de los problemas, esa mujer los conquista, los enamora.

Tal vez lo más importante de todo es; “aprende a conocer a tu esposo”. Qué le gusta, qué no, qué lo motiva, qué lo enamora. Recuerda no se trata de estrategias momentáneas, sino de hábitos y comportamientos duraderos resultado de comprender la naturaleza masculina y, sobre todo y de manera especial, a tu esposo.

Búscate una loca…

Búscate una loca, de las de remate. De las que cuando piensas que ya no puede hacer algo más estúpido, va y te sorprende con algo inesperado. Busca a quién se ría a carcajadas, sin importarle dónde se encuentra o quién tenga alrededor. Quién te cuente chistes malos y haga bromas tontas sin que puedas evitar y no sepas por qué. Que cante por la calle con la música de algún coche e intente que tú también lo hagas. Que baile bajo la lluvia sin preocuparse por su peinado. Búscate una pesada, de las que juegan con tus puntos débiles o manías sabiendo que consiguen desquiciarte, provocando en ti unas ganas locas de ahogarla, pero con abrazos. Busca un irracional, humilde, sencilla y directa. Que llore, que grite, que tenga carácter. Que te monte numeritos pero que los compense con muy buenas escenas. Que no sepas como va a reaccionar, que tenga múltiples personalidades y consiga enamorarte con cada una de ellas. Y que solamente puedas hacerla callar con besos. Esa persona que hará todo lo posible por sacarte una sonrisa en los momentos más duros, que te dará la mano y no te soltará hasta que esté completamente segura de que no pierdes el equilibrio. Quien no haga falta que te diga nada, porque con la mirada te lo dirá todo. Que te entregará todo desde el minuto uno sin pedir nada a cambio. Busca una persona con quién pierdas la noción del tiempo y del espacio… Búscate una loca…

Viaje

Tus curvas el Himalaya,
Tus pechos karakorum,
Tu espalda como el Sahara,
Tus ojos como Cancún,
De viaje por tu figura,
Tu ombligo para ayer,
Tus manos son aventura,
Tu boca sera mi hotel….
Por eso yo soy de tu piel

Nací pa’ ser extranjero sin visa ni papel,
Sin ti yo soy forastero…Soy forastero

Tus venas el amazonas,
Tus brazos Guadalquivir,
Julieta de mi Verona,
Y hay tanto por descubrir,
Tus curvas muralla china,
Tu vientre mi Taj Mahal,
Tu aliento mi vitamina,
Mi oxigeno pa’ existir…
Por eso yo no soy de aquí

Nací pa’ ser extranjero tu piel es mi país,
Tus muslos mi Varadero…Mi varadero

Hay tanto a donde ir, de Viaje por tu figura
Vivir para morir, abrazado de tu cintura
Mi norte, mi planeta, mi país… en miniatura

Subiendo tus cordilleras,
Mojándome en tu Iguazu,
Los Alpes son tus caderas,
Mi sueño es tu Katmandú,
Los Andes si te perfilas,
París si te veo venir,
Los Roques en tus pupilas,

El mundo para vivir…por eso beso explorador,
Recorre tu mundo entero,De Petra hasta New York
Y Alasca tierra del fuego…Tierra del fuego

Hay tanto a donde ir, de Viaje por tu figura
Vivir para morir, abrazado de tu cintura
Mi norte, mi planeta, mi país… en miniatura

Hay tanto a donde ir, de Viaje por tu figura
Vivir para morir, abrazado de tu cintura
Mi norte, mi planeta, mi país… en miniatura

Cosas que nunca te dije

La vida va de prisa
pero hoy me he detenido a respirar
y a pensar en todas esas cosas
que a veces no sabemos valorar

Ven mírame a los ojos
ya se que hoy es un día muy normal
pero toma de mi mano escucha
y vas a ver que puedo hacerlo especial

Confieso que tuve una pesadilla
soñé que te perdía
y no quiero que pase otro día
sin que sepas que hay dentro de mi piel

Es que hay cosas que nunca te dije
que creo que las tienes que saber
por ejemplo me llenas el alma
pues como tu no hay nadie para acariciarme
enamorarme para besarme para tocarme
como tú no hay nadie escúchame

Hay cosas que nunca te dije
por ejemplo que tu amor me hace bien
tu haces que quiera ser mejor persona
y si preguntan por mi gran amor
siempre digo tu nombre
y tienes que saber
que ya te amo como nunca jamás imaginé

Te digo lo que siento desde lo más profundo de mí ser
lo mío no son las palabras eso ya lo sabes pero lo intenté

Confieso que tuve una pesadilla
soñé que te perdía
y no quiero que pase otro día
sin que sepas que hay dentro de mi piel

Es que hay cosas que nunca te dije
que creo que las tienes que saber
por ejemplo me llenas el alma
pues como tú no hay nadie para acariciarme
enamorarme para besarme para tocarme
como tú no hay nadie escúchame

Hay cosas que nunca te dije
por ejemplo que tu amor me hace bien
tú haces que quiera ser mejor persona
y si preguntan por mi gran amor
siempre digo tu nombre
y tienes que saber
que ya te amo como nunca jamás imaginé

Le pido a dios que me alcance la vida

Tantos momentos de felicidad
Tanta caridad tanta fantasía
Tanta pasión tanta imaginación
Y tanto dar amor hasta llegar el día
Tantas maneras de decir te amo
No parece humano lo que tú me das
Cada deseo que tú me adivinas
Cada ves que ríes rompes mi rutina
Y la paciencia con la que me escuchas
Y la convicción con la que siempre luchas

Como me llenas como me liberas
Quiero estar contigo si vuelvo a nacer
Le pido a dios que me alcance la vida
Y me de tiempo para regresar
Aunque sea tan solo un poco de
Lo mucho que me das
Le pido a dios que me alcance la vida
Para decir te
Todo lo que siento gracias a tu amor.

El sentimiento de que no soy yo
Y que hay algo más cuando tú me miras
La sensación de que no existe el tiempo
Cundo están tus manos sobre mi mejillas
Como me llenas como me liberas
Quiero estar contigo si vuelvo a nacer
Le pido a dios que me alcance la vida
Y me de tiempo para regresar
Aunque sea tan solo un poco de
Lo mucho que me das
Le pido a dios que me alcance la vida
Para decir te

Todo lo que siento gracias a tu amor.
Que me da la luz
Que hace despertar
Que me aleja de la oscuridad
Que me llena de calor el mundo
Para que no pierda el rumbo
Le pido a dios que me alcance la vida
Y me de tiempo para regresar
Aunque sea tan solo un poco de
Lo mucho que me das
Le pido a dios que me alcance la vida
Para decir te
Todo lo que siento gracias a tu amor.

Wayne Dyer

Les comparto una de mis experiencias favoritas en Toronto con mi público. Ocurrió hace varios años cuando un joven inocente ayudó a ilustrar una verdad eterna que todos necesitamos que se nos recuerde:

Me preparaba para hablar en una conferencia y decidí llevar una naranja al escenario conmigo, como  apoyo para mi conferencia. Entablé una conversación con un joven brillante de unos doce años, que estaba sentado en la primera fila.

“Si tuvieras que exprimir esta naranja tan fuerte como puedas, ¿qué saldría de ella?” Le pregunté.

Me miró como si yo fuera un poco loco y me dijo: “Jugo, por supuesto.”

“¿Crees que podría salir de ella  jugo de manzana?”

“No”, se rió.

“¿Y jugo de  de pomelo?”

“¡No!”

“¿Qué jugo saldría de ella?”

“Jugo de naranja, por supuesto.”

“¿Por qué? ¿Por qué cuando exprimes una naranja sale jugo de naranja? ”

Es posible que estuviera  ya un poco exasperado conmigo en este punto.

“Bueno, es una naranja y eso es lo que hay dentro.”, respondió.

Asentí con la cabeza. “Vamos a suponer que esta naranja no es una naranja, sino que eres tú. Y alguien te aprieta, ejerce presión sobre ti, dice algo que no te gusta, te ofende. Y sale de ti  ira, odio, rencor, miedo.

¿Por qué sale todo eso?”

La respuesta, como nuestro joven amigo dijo, es porque eso es lo que hay dentro.

Es una de las grandes lecciones de la vida.

¿Qué sale cuando la vida te aprieta? ¿Cuando alguien te hace daño o te ofende? Si la ira, el dolor y el miedo salen de ti, es porque eso es lo que hay dentro. No importa si el que te exprime es tu padre, madre, tu hermano, tus hijos, tu jefe, el gobierno. Si alguien dice algo de ti que no te gusta, lo que sale de ti es lo que hay dentro. Y lo que hay dentro de ti, es tu creación y tu elección.

Cuando alguien ejerce presión sobre ti y vuelcas en otros, todo menos amor, es porque eso es lo que has permitido que permanezca en tu  interior.

Una vez que quitas todas esas cosas negativas que no quieres en tu vida y las reemplazas con amor, te encontrarás a ti mismo viviendo una vida más satisfactoria.

Wayne Dyer

Por esto no vale la pena contarle a nadie tus planes

“Si quieres hacer reir a Dios cuentale tus planes“ — dice la conocida frase.

Es cierto que en ocasiones hasta las perspectivas mejor calculadas acaban por no realizarse por alguna razón de fuerza mayor, o porque la persona misma deserta durante el proceso. Pues resulta que desde hace al menos un siglo este fenómeno ha llamado la atención de un buen número de investigadores.

Pareciera que luego de tomar la firme decisión de hacer algo (comprar un vehículo o una casa, ir de vacaciones al extranjero, casarse, iniciar un negocio, etc) lo más lógico es darle a conocer tus planes a tus amigos para que te apoyen y se alegren por tí. Por otra parte, ya en 1933 psicólogos descubrieron que entre mayor sea la cantidad de personas que conocen nuestros proyectos, menor es la probabilidad de que estos se hagan realidad.
¿Qué es lo que pasa? Bueno, si hacemos públicos nuestros planes con anticipación, nuestro subconsciente empezará a tomarlos como una realidad. Y tal como el objetivo subconsciente ya fue alcanzado, se pierde la motivación.

El profesor Peter Gollwitzer, psicólogo de la Universidad de Nueva York analizó ese tema en 1982 como parte de su libro ”Teoría de la Auto-Realización Simbólica“. No hace mucho él llevó a cabo diferentes investigaciones en las que participaron 63 personas. El resultado mostró que la gente que no compartió sus planes con los demás llegó a hacerlos realidad con mayor probabilidad que aquellos que decidieron contarle a los otros para recibir su apoyo y aceptación.

El profesor Gollwitser supone que el hecho de dar a conocer los propios proyectos nos da un “prematuro sentido de completitud”. En nuestro cerebro se hacen presentes los así llamados ”símbolos de identidad” que nos ayudan a hacernos una idea de nosotros mismos. Para que tal símbolo tenga lugar no es necesario actuar, basta sólo con hablar del tema. Supongamos que le cuentas a alguien acerca de tu proyecto de escribir tu tesis de grado y en la mente de ambos eres todo un doctor en tu materia: el cerebro se satisface con ello y el estímulo de hacer algo para lograrlo desaparece. Adiós al deseo de investigar, buscar un asesor científico, reunir material, ir a la biblioteca y finalmente escribir la tesis.