El estrés docente: un hecho que a casi nadie parece importarle

Desgraciadamente, cada vez más docentes sienten en su trabajo ese malestar personal, esa sensación de no servir para nada, de que su esfuerzo no es reconocido como debería serlo, y que en muchas ocasiones se le exige hacer cosas que no son ni mucho menos de su competencia. Además, muchos de ellos tienen que soportar y aguantar escenarios de presiones y reuniones con familias poco respetuosas y maleducadas. Igualmente, se puede dar el caso de que algunos de ellos no tengan buenas relaciones con los demás compañeros del centro y que se sientan desplazados del grupo. Si al tiempo que dedica el docente a estar en clase, le sumamos el que invierte en corregir exámenes, trabajos, actividades y preparar las clases de toda la semana, podríamos decir perfectamente, que es un trabajo que genera un estrés elevado. Y sí, así es, pero a la mayoría de las personas parece no importarle.

Me parece a mí, que todavía se cree en el rol de los maestros de las civilizaciones clásicas: ese rol que definía al docente como un “semidios”, que todo lo sabía, que sabía darle explicaciones a casi todas las cosas, y uno de los seres más sabios e inteligentes del lugar.

Así pues, se suponía que los profesores podían con todo y que en ningún momento podrían necesitar ayuda de vez en cuando. Esa creencia era absurda hace décadas y lo sigue siendo ahora. Los docentes son personas de carne y hueso (oh, qué gran sorpresa), que sienten y padecen. Y que en más casos de los que les gustarían, sufren un malestar que posiblemente no sepan explicar. Ese malestar, no provoca únicamente estrés (que ya es suficiente), sino que puede desembocar en fatigas, excesivo cansancio, dolores musculares, dolor de huesos, de cabeza, problemas al conciliar el sueño, en la alimentación, en sus relaciones personales e incluso en una depresión laboral.

Estas situaciones, como os podéis imaginar no han suscitado demasiada importancia en los medios. Ni siquiera en los centros educativos. Son muy pocos colegios o institutos los que hacen algo para evitar lo anteriormente citado. La mayoría de programas, de actividades, de reuniones son en referencia a los alumnos, y eso está bien. ¿Pero quién “cuida” a los docentes? ¿Quién se encarga de su bienestar en el trabajo? Sí, la respuesta más sencilla es que ellos mismos.

Pero es que ellos mismos, en muchas ocasiones se sienten tan agotados y menospreciados que no tienen ni ánimos para motivarse por sí solos. Muchos, por ejemplo, no han desarrollado habilidades para enfrentarse a estos conflictos, o no están preparados para una situación concreta. Algunos, se implican demasiado con los alumnos y les termina afectando también a ellos.

Desgraciadamente, más personas de las que me gustaría, se estarán preguntando: “estrés docente, ¿es eso posible?”. Parece ser que algún sector de la sociedad española, todavía no se ha dado cuenta que el personal educativo es uno de los peores reconocidos y tratadas desde hace algunos años. ¿Qué puede provocar entonces ese malestar en los docentes? A mí se me ocurren un montón de cosas a exponer:

-Muchos alumnos para un único profesor: pues sí, en muchas ocasiones, hay aulas compuestas por 30 alumnos para un único docente. ¿Es eso normal? No, por supuesto que no. Habitualmente, el maestro o profesor se encuentra sólo en clase. Tiene que enfrentarse a estudiantes diferentes, con distintas habilidades y capacidades, con ritmos de aprendizaje muy dispares, y con un sin fin de intereses. Cada día, tiene que adaptar sus clases, tiene que centrarse en todos los alumnos y 2dejar a un lado esa atención personalizada e individualizada que muchos centros dicen tener y muchos padres quieren que se de.

¿Pero cómo se va a llevar a cabo ese deseo?
Para llegar a esa cumbre, haría falta por lo menos tener a tres docentes por aula todos y cada uno de los días.
¿Estarían dispuestas las autoridades a eso?
No, me temo que no.

-Lo que se aprende en la universidad, está lejosde ser práctico:  es cierto, los que estudian magisterio no aprenden a tratar las dificultades de aprendizaje, por ejemplo. Y tampoco las necesidades específicas de los alumnos. En muchos casos, los docentes se encuentran con estudiantes de altas capacidades y no saben qué hacer. No por falta de capacidad ni de habilidades, sino simplemente porque no les han enseñado.
Pueden tener apuntes, pueden saberse la teoría de memoria.
¿Pero qué pasa en la práctica?
Y se sienten perdidos.

-Seamos sinceros; no
todos los alumnos
tienen ganas de
aprender: pues sí, es de
sobra conocido, que
muchos alumnos
presentan falta de
interés y poca
motivación. Que se sienten desanimados y
que no tienen ganas de
aprender cosas nuevas.
El docente, se esforzará
en crear un innovador y
atractivo proceso de
enseñanza-aprendizaje,
para llamar la atención
de los estudiantes, pero
hay veces que las
expectativas no se
cumplen y no se ha
generado el clima ni la
actitud que ellos
esperaban.

-Sí, hay familias que
insultan a los docentes.
Y no sólo en una
ocasión: desgraciadamente,
hay familias que culpan
a los maestros de todo
lo que le pase a sus
hijos. Se crea un
escenario de críticas, de
malas palabras, de
acusaciones y de
ofensas hacia el
profesor. Hay padres,
que están lejos de ser
personas civilidades y
con buena
comunicación. Yalgunos de ellos,
pueden llegar a insultos
e incluso a acosar al
profesor.

-Los futbolistas son más
importantes que los
docentes:  ya se puede
dar el caso de que un
profesor haya hecho
algún logro importante,
que seguramente no
será reconocido por las
demás personas ni por
los medios de
educación. Hay muchos
docentes que cada día
se esfuerzan y dan lo
mejor de sí mismos
para los alumnos. Pero
claro, da más audiencia
que Cristiano Ronaldo
haya dejado a su novia.

¿Hay algo que se puede hacer al
respecto?
Evidentemente, sí.
Los expertos dicen, que
practicar deporte en cualquier
situación de estrés es
beneficioso, ya que reduce el
riesgo de ansiedad.
Evidentemente, los docentes
necesitan tiempo para ellos
mismos, y en muchas
ocasiones, ese tiempo de ocio o
de estar con sus familias y
amigos, lo dedican a corregir
exámenes, trabajos, actividades o a preparar las clases, y eso les
genera más sensación de
malestar. No se debería dar
casos en que los maestros
dejaran de hacer cosas que les
gustan por exceso de trabajo
(ojo, ni los maestros ni ningún
trabajador). También, es muy
importante que el docente
fomente su autoestima y que
potencie las actitudes positivas
que tenga a lo largo del día.

Que sea consciente de los obstáculos que ha superado y de que su esfuerzo ha merecido la pena. Y que por supuesto, en situaciones límites que no sepa cómo actuar (porque… ¡oh, madre mía!, el docente no lo sabe todo), pida ayuda a los pedagogos, directores y demás personal educativo del centro.

Como es obvio, desde el propio centro también se pueden plantear diversas actividades para reducir el estrés docente en las aulas, como por ejemplo diferentes cursos de formación, reuniones mensuales para que los maestros hablen de sus experiencias, de sus dudas, de sus inquietudes, fomentar la comunicación y la relación entre el personal educativo creando grupos de trabajo y de colaboración entre ellos,
apoyándose en las situaciones y casos en las que sean posible.

Quizás, empezando por eso, los docentes se sentirían valorados por el lugar del trabajo, y estarían más motivados en las clases. Pero, ya sabemos que en gran parte de los colegios, institutos y universidades, realizar esos programas, les parece una pérdida de tiempo, y en muchas ocasiones, los propios docentes se ven obligados a buscar ayuda externa para no verse superados.

Aunque a la gente le cueste creerlo, la docencia es una de profesionales que más estrés produce. Muchos psicólogos dicen que el número de maestros que pasan por sus consultas está ascendiendo a un ritmo vertiginoso. Algunos de ellos, afirman haber pasado por depresiones provocadas por el exceso de trabajo y el poco reconocimiento y estima que se les tiene. Lo que es cierto, es que como la mayor parte de la sociedad sigue sin darse cuenta de lo que realmente llegan a hacer los profesores, como no son conscientes de su implicación con los alumnos, me temo que este problema tardará en solucionarse y que estará presente durante varios años más. Además, como viene siendo habitual, estas situaciones pasarán desapercibidas por la mayor parte de las personas. Pero, ¿no son los docentes superhéroes camuflados? Pues no, señores míos, está claro que no lo son.