LOS MEJORES REYES MAGOS…

Una vez vi a los Reyes Magos. No eran tres, sino dos… Fueron los mejores magos que vi en mi vida, siempre se las arreglaban para que hubiera algo en los zapatos, lo mínimo, lo que fuere, cualquier cosa; y aunque a veces no hubo nada, ellos lograban conseguir lo necesario, que para muchos de nosotros era todo, aunque no fuésemos conscientes de eso.

El tercer Rey supongo que cuidaba los camellos, pero nunca olvidaré a los dos que vi. Seguro que ustedes también los vieron, saben quiénes son y también saben que son más magos que Reyes.

Si ustedes dejaron de creer y esta noche no ponen los zapatos como nido, acérquense a sus Reyes, denles un beso en la frente y… quienes ya no los tienen, sepan que desde un cielo hermoso ellos siguen viajando para entregar ilusiones y sonrisas a todos nuestros hijos. Agradezcamos la herencia, pues ahora muchos nos hemos convertido en Reyes y en magos y lo mejor que podemos dejar es esa magia que también convertirá a nuestros hijos en Reyes y magos.

Tal vez, dentro de unos años, recibiremos ese mismo beso en la frente y así será hasta el fin de los tiempos.

Feliz día para los Reyes de ayer, los de hoy y los del futuro, porque no hay mejor reino que el mágico, ni mejores Reyes que nuestra herencia familiar y cultural.​