Mes: febrero 2018

Señales que indican que tienes sexo con el hombre correcto

El sexo es una de las cosas más placenteras en la vida, y aunque no todas las personas lo hacen de la misma manera, la mezcla de emociones que experimentamos durante el acto nos hace creer que tocamos el cielo con la punta de los dedos.

Hay mujeres que son más tiernas y sutiles en la intimidad, y hay a quien le fascina el sexo salvaje. Lo importante es disfrutar y gozar de nuestra sexualidad con el hombre adecuado, sí, ese que se preocupa por nuestro placer y le encanta hacernos llegar al clímax.

¿Quieres saber si haces el amor con el hombre correcto? A continuación te comparto las señales:

1. Tu imaginación te excita

El nivel de excitación aumenta en los días en los que estás ovulando, por ello no puedes dejar de tener pensamientos sexuales. Es más, durante esos días, tus fantasías no tienen límites. Deseas que él tenga el detalle de tocar a la puerta, que te desnude y te haga todo lo que has imaginado.

Cuando estás con el hombre indicado, no puedes sacarlo de tu mente, quieres que él te haga el amor por la mañana, pero también que te dedique dos o tres horas por la noche.

2. Te seduce con las palabras

A nadie nos molesta que nuestra pareja nos haga sentir lindas. Si el es el hombre correcto te endulzara el oído con frases tiernas y, a la vez, provocativas. Mientras tanto tú respondes a los halagos y usas la lencería más sexy que tienes.

Cuando en verdad tienen una conexión ya no te importa si las luces están apagadas o encendidas. Él te da tanta seguridad que tus complejos pasan a segundo plano.

3. Sus caricias te enloquecen

Cuando tienes relaciones sexuales con el hombre correcto, le pides que haga y deshaga contigo y no te avergüenzas, incluso hasta lo diriges para que te haga alcanzar el clímax.

4. Te dejas llevar por la pasión

El sexo que tienes con él es tan fascinante que los gritos y gemidos sexuales son parte del espectáculo. Los sonidos que emites durante una relación sexual elevan la autoestima de cualquier hombre.

Cuando ellos escuchan a una mujer suspirar, gemir y gritar de pasión les provoca placer, aumenta su libido y tú tendrás un orgasmo asegurado.

5. Te emociona probar cosas nuevas

Es muy importante que la relación no se vuelva rutinaria. Si se atreven a probar cosas nuevas y a descubrir juntos nuevas actividades que los hagan sentir placer es porque su conexión sexual está en la cima.

Además, el hombre adecuado se esforzará por cumplir tus fantasías sexuales. La confianza que han creado como pareja los hará sentir sexualmente invencibles.

6. Los orgasmos son perfectos

Esto es obvio, ¿verdad? Si te hace vibrar, ambos salen ganando.

Lo más importante es que estés feliz. Cuando te das cuenta de que estar bajo las sábanas con él te hace sentir sensual es porque es el indicado.

Nota tomada de Soy Carmín

16 Buenos Consejos para Tus Fotografías de Parejas

Ahora que se acerca San Valentín, si eres el fotógrafo del grupo, seguro que alguno de tus amigos te pide que le hagas una bonita sesión fotográfica con su pareja para celebrar la ocasión.

¿Nunca has realizado ninguna sesión de fotos de pareja? ¡No tengas miedo! Ya sabes que en dzoom queremos ayudarte en cuestiones de fotografía, y en esta ocasión no iba a ser diferente. A continuación veremos los mejores consejos para que le hagas frente a este tipo de sesiones tan especiales y que sean todo un éxito. ¿Te quedas conmigo?

Misión Especial: Sesión de Fotografía de Parejas

Te hemos hablado muchas veces de cómo guiar a una persona en una sesión de retrato para que ésta sea todo un éxito, consigamos que nuestro modelo se sienta cómodo y además logremos captar su personalidad en nuestras imágenes. ¿Pero qué ocurre cuando el protagonista de nuestras fotos, más que una persona, es el sentimiento que comparten dos de ellas? ¿ Se puede lograr captarlo de una manera fácil?

Lo más importante que debes recordar antes de lanzarte a fotografiar una sesión de pareja, ya se de tus amigos o un trabajo profesional, es que en este tipo de sesiones la prioridad está en captar la felicidad y la complicidad que comparten dos personas cuando están juntas. Depende de la pareja este trabajo será más o menos sencillo, pero no te rindas. Aquí te doy las claves más importantes que debes tener presente para abordar este tipo de sesiones, y para ilustrarlo, he contado en este caso con dos grandes amigos. ¡Veamos los consejos!

1. Habla con la Pareja Antes de la Sesión de Fotos

La comunicación es una de las claves cruciales en cualquier ámbito de la vida, y en fotografía no es menos. Uno de los primeros consejos que te doy es que ya sean amigos o clientes, primero tengas una reunión con ellos y así determinéis los puntos claves de la sesión de fotos de pareja. De esta forma no solo conseguirás estar más tranquilo cuando vayas a realizarla, sino que ellos se sentirán más cómodos, confiarán en tu trabajo y se dejarán aconsejar por ti. ¿Y de qué cosas debes hablar con la pareja antes del día de la sesión?

Determina Cuál Será el Estilo de la Sesión.
Uno de los objetivo por los que conviene hablar antes con la pareja es para determinar el estilo de la sesión que buscan. No olvides que el objetivo es que las fotos les gusten a ellos, por eso es importante saber qué esperan de la sesión, por dónde van sus gustos y cuáles son sus expectativas.

Para conocerlos mejor te recomiendo que les preguntes detalles de su historia de amor, ya que eso puede darte pistas a la hora de planificar la sesión. Además, otro consejo es que busques ejemplos y te inspires en profesionales de la temática para que vayas preparado y no te falten ideas.

Escoge Una Buena Localización

 

 

 

 

 

 

 

Puedes hacer la sesión de pareja bien en un estudio o en alguna localización exterior. Mi consejo es que siempre que puedas realices la sesión en exteriores. No es que simplemente por eso vayas a hacer mejores fotos, pero el entorno siempre te ayudará a que la pareja se sienta mas cómoda que en un frío estudio, le brindará a las fotos un contexto que puede tener mucho que ver con su propia historia de amor (puede que sea el sitio en el que se conocieron o en el que se dieron su primer beso), y además siempre podrán interactuar con él, algo que en el caso de un estudio solo se conseguiría con atrezzo y “forzando” un poco esa interacción, y ante esto muchas parejas puede que se sientan incómodas.

¿A Qué Hora Será la Sesión de Fotos?

Esta es otra de las decisiones importantes que deberás tomar antes de realizar la sesión. No es lo mismo hacer las fotos a plena luz del día que hacerlo de noche. Sin duda, uno de mis momentos favoritos es durante el amanecer o el atardecer, ya que durante esas horas se puede disfrutar de una luz más suave y cálida que ayuda a generar esa atmósfera romántica que queremos para nuestras fotos de pareja.

Pero si no te queda otra opción que hacer la sesión a mediodía o en horas en las que el sol está muy alto, trata de buscar la sombra y evitar las sombras duras.

2. Ayúdales a que se Sientan Cómodos
Puedes creer que el tiempo que dedicas a hablar con la pareja y hacer que se sientan agusto y cómodos al expresar su amor delante de ti, puede ser una pérdida de tiempo ya que podrías emplearlo en ir haciendo fotos. Pero créeme, es esencial que lo pongas en práctica.

Y si quieres un buen argumento que te lo explique, simplemente sé empático y ponte en su lugar. Si viniera un fotógrafo y te dijera a ti y a tu pareja “Eh, poneros ahí y posad que vamos a hacer las fotos de enamorados”… ¿realmente piensas que saldría alguna foto que valiera la pena?

Crear un ambiente cálido y cómodo te ayudará a que la pareja poco a poco se vaya relajando y soltando, y así demostrarán su amor sin sentirse forzados a hacerlo. También puedes valerte de algunos trucos para conseguir ese ambiente distendido que queremos, como:

Empezar con tomas más sencillas en las que no les pidas mucho, y poco a poco conforme vayas viendo que se relajan empezar con las fotos importantes que tenías en mente.

Deja que encuentren puntos de apoyo. Al principio cuando nos situamos delante de la cámara, si no estamos habituados a ello, parece como si de repente no fuéramos dueños de nuestros cuerpos. No sabemos qué hacer con las manos, ni cómo poner las piernas… este tipo de problema que es muy habitual en fotografía de retrato aquí se repite. Una buena forma de hacer desaparecer esa incomodidad con el cuerpo, es dejándolos que encuentren puntos de apoyo. Una pared, una roca, un árbol, un bonito banco… evidentemente es un recurso que no podremos utilizar en todas nuestras tomas si no queremos caer en la monotonía, pero sobre todo al principio de la sesión pueden sernos de gran ayuda para que la pareja se sienta cómoda.

¡Hora de jugar! Cuando veas que poco a poco van abandonando ese estado de nerviosismo con el que empezaron la sesión, pídeles un poco más. Si queremos lograr tomas que sean naturales lo mejor no es simular una acción, sino realizarla. Por ejemplo, no les pidas que “hagan como si se hicieran cosquillas” para sacar con tu cámara esas risas, pídeles que se hagan cosquillas. Y al igual que eso, puedes proponerles un montón de juegos para captar esa naturalidad entre ellos, como hacerles por ejemplo que se persigan o que bailen.

3. ¿Qué Equipo Me Llevo?
Obviamente si algo no puede faltar es tu cámara, pero además de ella seguro que te preguntas que equipo necesitarás para hacer una sesión de retrato. Veamoslo.

Objetivos

Depende mucho del estilo de la sesión del que hablábamos antes, pero por norma general, los objetivos más indicados para una sesión de retrato de pareja serán las lentes fijas y los teleobjetivos. Ya te hemos hablado en otras ocasiones del impacto de la distancia focal escogida para hacer nuestros retratos. Con este tipo de objetivos conseguiremos destacar a los enamorados del fondo jugando con la profundidad de campo y mantendremos las proporciones adecuadas sin deformar la perspectiva. Aunque ya sabes que tener una foto diferente y que rompa con lo habitual nunca está de más y le da un toque a nuestra sesión.

Reflector

El reflector es uno de los mejores accesorios dentro del mundo de la fotografía. Además de barato, es muy versátil y nos brinda la capacidad de jugar con la luz. En este caso nos sera de gran ayuda sobre todo si hacemos la sesión a horas en las que el sol está bastante alto. Con él conseguiremos suavizar la luz y rellenar las sombras indeseadas.

Flash externo

Si la sesión es durante el amanecer por ejemplo, y quieres que el fondo salga bien expuesto para sacar los bonitos colores de este momento del día, inevitablemente tus enamorados saldrán subexpuestos. O expones bien el fondo, o los expones bien a ellos. Pero esto tiene fácil solución gracias al flash externo. Con él podremos indicarle a nuestra cámara los parámetros adecuados para exponer correctamente el fondo, y gracias al destello del flash iluminaremos a la pareja para que también salga bien expuesta.

4. Haz Siempre Más de Una Foto de la Misma Toma

Cuando fotografiamos a dos personas juntas las probabilidades de captar a una de ellas con los ojos cerrados o con un mal gesto se incrementan. Esta es una de las razones por las que conviene siempre disparar varias fotos de la misma toma. Otra razón es que ante un gesto o una mirada entre los enamorados puede haber diferentes matices, y es interesante poder captar cada uno de ellos y así poder escoger después el que consideramos el momento perfecto. En este sentido, algo que puede ayudarte es configurar tu cámara con el modo ráfaga para poder trabajar de manera más ágil.

5. Tipos de Foto de Pareja

Cuando hacemos una sesión de pareja podemos realizar diferentes tipos de fotos.

Mirando a cámara. En una sesión es indispensable realizar tomas en la que los enamorados miren a cámara. Para este tipo de fotos te recomiendo que le eches un vistazo a las app de poses como la de Posing App, ya que una buena pose puede afectar de manera radical al resultado de una foto.
Captando la intimidad de la pareja. En este tipo de tomas tu guiarás a la pareja para conseguir captar el amor que hay entre ellos como si tu no estuvieras en el lugar. Aquí influirá mucho la predisposición de la pareja y lo cómoda que se sienta mostrando sus sentimientos delante de la cámara. Este es el momento en el que tienes que sacar tus mejores habilidades sociales para conseguir que se relajen.
Los robados. Seguramente dentro de este grupo estén algunas de tus fotografías favoritas de la sesión. En los robados el fotógrafo no ha intervenido para guiar a la pareja a que realice determinada acción de cara a poder captarla. Puede que se den en un momento de pausa, y aquí entra tu habilidad para estar alerta y hacer uso de tu ojo de halcón para captar ese momento, ese gesto o ese beso tan especial. Aquí se trata de captar de forma improvisada el amor en su estado más puro, sin que ellos sean conscientes ni siquiera de la toma.

6. Apuesta por los Planos Cortos

Un primer plano tiene el poder de acercarnos a la pareja, evidentemente, pero también es capaz de acércanos hacia el amor que comparten y la conexión que exite entre ellos. A veces el fondo se convierte en un elemento que distrae de lo que verdaderamente importa y queremos captar, el amor entre dos enamorados. Por eso, en tu sesión de fotos de pareja, destina siempre una buena cantidad a esos primeros planos.

Y no te olvides tampoco de los planos detalle. Unas manos entrelazadas, unos pasos que van en la misma dirección, un beso… Todos estos planos pueden contarnos mucho mostrando poco.

7. Experimenta con el Enfoque
Si juegas con la poca profundidad de campo podrás separar a los retratados del fondo y así enfatizar al atención sobre ellos. Pero cuando digo que experimentes con el enfoque no solo me refiero a eso sino a que juegues con el. Por ejemplo, puedes sugerir historias enfocando a uno de ellos y manteniendo al otro en un plano (desenfocado) de misterio.

8. Juega con la Perspectiva
Lo de hacer fotos al nivel de la mirada te va a dar muy buenos resultados, pero no te quedes solamente con eso. Durante la sesión trata de disparar siempre algunas tomas que se salgan de lo común, ya que esas serán las más originales y las que te diferencien más de otros fotógrafos.

En este caso me refiero a que alteres la perspectiva de las tomas. Agáchate, súbete a algún lugar desde el que puedas disparar desde arriba, gira tu cámara… El límite lo fijas tú.

Por Último… ¡Déjate Enamorar!
Fotografiar el amor es una de las temáticas más agradecidas que encontrarás, aunque no por ello significa que sea más fácil. Conseguir que los enamorados se sientan cómodos y relajados va a ser esencial, así como también es importante que les ayudes cuando se sientan perdidos. No te olvides de los detalles, y estate muy atento para captar esos momentos fugaces que pueden brindarte las mejores fotografías de la sesión. No lo dudes, si te proponen hacer una sesión de pareja ahora en San Valentín di que sí, porque… ¿hay amor más duradero que el que puede captarse al ver una fotografía de dos enamorados?

 

17 trucos fáciles para mejorar tus fotos sin mucho esfuerzo

17 trucos fáciles para mejorar tus fotos sin mucho esfuerzo

Para los que estrenéis cámaras gracias a las gangas o las rebajas y, en general, para todos aquellos que aprovechan las vacaciones para practicar un poco más de fotografía, aquí os dejamos una buena recopilación de consejos para mejorar sin mucho esfuerzo.

Dejamos los tutoriales y las guías extensas para cuando tengamos más tiempo, ahora nos centramos en 17 trucos fáciles y sencillos que nos serán muy útiles en distintas situaciones y nos servirán para traernos mejores fotos de nuestras vacaciones. Vamos a ello:

1. Cuando el Modo Automático es tu aliado

gordon-tarpley

No podemos obviar que los modos automáticos de nuestra cámara nos pueden salvar la situación para lograr esa foto cuando no tenemos tiempo para pararnos. Por ejemplo, cuando vamos a hacer un retrato y nuestro modelo está relajado y preparado. No se puede perder tiempo en configurar la cámara y hacer pruebas. Para no perder ese momento espontáneo, selecciona el Modo Automático y confía en tu cámara. Lo importante es conseguir ese instante.

2. Lograr puestas de sol irresistibles

bmwm3m4m5

Ya vimos que es una de esas fotos veraniegas tópicas que deberíamos olvidar, pero reconozcamos que hay algunas ocasiones que son irresistibles. Por el momento, por el lugar o la compañía. Así que en esos casos, selecciona una apertura pequeña para tener una gran profundidad de campo, el objetivo en su máxima angular para capturar una escena amplia y, como la velocidad de obturación será lenta, apoya la cámara en un lugar seguro. Y no dispares pulsando el disparador, mejor utiliza el disparador automático (temporizador) y así evitaremos cualquier leve trepidación.

3. Usa el flash rebotado
Si estamos en un interior, el flash suele ser imprescindible pero sabemos que si tenemos el motivo principal muy cerca puede tener un deslumbramiento poco deseable. Una opción es rebotar el flash hacia el techo, pero como la mayoría de flash integrados en las cámaras no son direccionables, podemos o bien sujetarlo enfocando hacia el techo (mejor si es blanco o claro) o bien usar una cartulina (como se puede ver en este vídeo). Así conseguiremos una luz de flash más tamizada y agradable.

4. Asegurar el enfoque cuando usamos el trípode
Si vamos a usar un trípode, una buena solución para evitar cualquier mínimo movimiento (sobre todo en zonas con viento o brisa) es fijar bien el trípode colgando una mochila o incorporando algo de peso al mismo. Así estará mucho más firme, más seguro y nos ayudará a conseguir un enfoque preciso y mayor nitidez.

5. Cómo fotografiar desde el tren

tmmmb

Si aprovechamos para algún trayecto o un viaje en tren, siempre resulta atractivo aprovechar las vistas a través de las ventanas. Lo ideal es que disparemos desde una ventana abierta para evitar los reflejos del cristal. Pero si no podemos, también podemos incluirlos como recurso creativo. En todo caso, no disparemos al azar y miremos bien por el visor o la pantalla para elegir el mejor encuadre y conseguir una buena foto desde el tren.

6. Evitar reflejos al disparar desde un cristal
En relación con el anterior y, en todo caso, siempre que necesitemos disparar a través del cristal de una ventana, podemos reducir los reflejos si limpiamos bien la zona del cristal, aproximamos nuestro objetivo al máximo (incluso estando en contacto) y luego ya está jugar con el ángulo o incluso tapar los reflejos con una superficie oscura.

7. Preparar bien las tomas en fotografía nocturna en la playa
Si estamos en la playa y queremos aprovechar las posibilidades de la fotografía nocturna en verano en un escenario natural, no dejemos nada al azar. Las mejores fotos nocturnas son producto de una minuciosa planificación: el lugar exacto (sobre todo), el momento, el enfoque… hay que hacer pruebas y elegir lo más adecuado para conseguir la mejor foto que busquemos.

8. Cómo conseguir el efecto seda en el agua

sean-mcgrath.jpg

Si continuamos con consejos de fotografía de paisajes y naturaleza, a todos nos atraen esas vistosas imágenes donde una cascada, un río o el mar tiene un efecto seda. Es fácil de conseguir, sólo necesitamos disparar a una velocidad de obturación muy lenta para que el movimiento del agua quede registrado. No menos de uno o dos segundos, dependiendo de la luz que dispongamos. Es imprescindible trípode, claro.

9. Conseguir estupendas fotos de rayos y tormentas eléctricas

kuster-wildhaber-photography.jpg

Si tenemos la suerte de encontrarnos con rayos y una tormenta eléctrica, no improvisemos. Debemos usar trípode y una velocidad de obturación que puede llegar al minuto (para capturar varios rayos) aunque dependerá de la luz ambiente. Podemos partir de una toma de diez segundos e ir ampliando según veamos los resultados. Tampoco nos olvidemos de seleccionar un valor de ISO bajo (100 o 200) para evitar la señal de ruido.

10. Sube el ISO. Sin miedo
Suele ser frecuente que nos obsesionemos con no utilizar valores ISOs altos. Es cierto que producen señal de ruido, que disminuye el rango dinámico… pero es mejor que no tener la foto. Así que en cualquier situación en la que no usemos flash y no queremos perdernos la oportunidad, sube el ISO de tu cámara hasta el nivel que te permita y así conseguir la captura.

11. Mejora tus autorretratos cuidando el fondo

bree-crudo.jpg

A menudo el principal problema de los autorretratos es que nos centramos más en la expresión y en el gesto que cuidar bien el fondo y, sobre todo, la luz. Así que, aunque tengamos que improvisar sin muchos recursos, busquemos un fondo neutro, sin distracciones y una fuente de luz próxima y suave. Con esto ya tenemos buena parte de las condiciones para lograr un buen autorretrato.

12. Fotografiar niños: mantenlos ocupados haciendo o mirando algo
Si tenemos que fotografiar niños nos daremos cuenta que son modelos complicados. No están quietos y es difícil que posen como queramos. Así que hay varias opciones, podemos distraerles con algo mientras les hacemos las fotos. Podemos darle algo que miren o toquen o bien mantenerles ocupados con algo (como indicarles que miren el interior del objetivo para ver el obturador abrirse y cerrarse y que te avisen cuando lo vean). De esta forma, al estar concentrados es más fácil que podamos lograr una fotografía más controlada y natural.

13. Conseguir sonrisas en los retratos

shumona-sharna.jpg

Si queremos esas fotos de personas risueñas y alegres en nuestros retratos, tenemos que saber conseguirlas. Hay que gente que posa con gran naturalidad y esbozan una amplia sonrisa que saben mantener mientras disparamos. Pero por lo general, ese instante, en el mejor de los casos, es breve antes de que el gesto se vea muy forzado.

Así que lo ideal es conseguir naturalidad en la expresión y más, cuando se trata de sonreír. Para ello, no dejes de interacturar con el retratado, háblale, pregúntale, dile lo que estás haciendo (mientras preparas la toma y configuración de la cámara) y dispara varias fotos para buscar romper el hielo. Luego, provoca la risa intentando recordar algo gracioso o preguntando algo que le provoque esa sonrisa. Solo es cuestión de estar preparado y disparar en ráfaga si hace falta para captar el mejor instante.

14. Lograr buenas fotos bajo el agua
Si tenemos una cámara sumergible sabemos lo divertido que es utilizarla bajo el agua de la piscina o en el mar. Pero también que no es fácil conseguir una gran foto. Suele haber poco contraste, es más complicado enfocar, suele haber menos luz… así que debemos tomar algunas medidas para solucionarlo: disparemos siempre en RAW (luego en la post-producción podremos recuperar algo de detalle en las sombras), usa el enfoque manual y así el disparo tendrá menos retardo y podemos enfocar justo donde queremos, fotografía más cerca de la superficie para conseguir más luz y busca un momento de acción o de vitalidad para que sea más divertida.

15. La sencillez en la composición siempre funciona
En muchas ocasiones no sabemos porqué no funciona una foto y es porque su composición es mejorable. Para conseguir buenos resultados debemos optar por simplificar todo lo posible. Cuidar el fondo, eliminar elementos de distracción y tener claro siempre cuál debe ser el motivo principal y buscar el encuadre y composición que lo realcen y lo hagan destacar. La sencillez siempre será nuestro aliado en este momento.

16. Mejores fotos de gente saltando
Para fotos de grupo divertidas y, aunque algo tópicas, podemos optar por capturar un salto. Para ello, usemos un ángulo bajo para enfatizar el salto y disparemos en prioridad a la obturación, por ejemplo, a 1/2000 s. Así nos aseguramos de congelar el momento. Requerirá de varias pruebas y sincronización de todos los que salten, pero aprovechando el momento divertido podemos conseguir una buena foto para el recuerdo.

17. Conseguir buenas fotos con poca luz y sin flash

eiji-ienaga.jpg

Es uno de los retos más complicados. Un escenario con poca luz y donde no tenemos opción de trípode ni queremos usar el flash. Para resolver la ecuación podemos optar por realizar una medición puntual en la zona con una luz intermedia (ni la más luminosa ni la más oscura), subir el ISO hasta donde toleremos y sujetar la cámara con firmeza. Además, si evitamos respirar en el momento de apretar el obturador, podremos obtener mejor resultado.

Y no nos olvidemos de acercarnos todo lo posible. Aunque siempre dependerá de cada escena, con estos mínimos detalles lograremos mejores fotos en lugares con poca luz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

11 Consejos para Sacar Buenas Fotos que Siempre me Funcionan

Hace un rato estaba repasando las fotos que hice en mi último viaje. He de reconocer que soy un tanto irregular haciendo fotos, y siempre que me planteo el motivo llego a la misma conclusión: en ocasiones no presto toda la atención que debiera y no hago las fotos “con cariño”.

Cuando repaso lo que he hecho me doy cuenta de los momentos en los que hice las fotos, los errores que cometí en cada una de ellas, y, sobre todo, los motivos por los que, para mi gusto, algunas de las fotos que hago que son claramente mejores que otras fotos mías.

Por eso, he querido hacer una reflexión en este artículo sobre algunos consejos que me funcionan y que sin duda te funcionarán para hacer mejores fotos cuando salgas con tu cámara la próxima vez. Si tienes dos minutos te contaré cuales son.

1. Comprueba la Configuración de la Cámara

Éste, más que para hacer mejores fotos, es para no hacerlas peores o no estropearlas completamente. Y es que me ocurre con frecuencia que no reviso cómo tengo la configuración de la cámara, incluso de sesión en sesión.

Por los modos de disparo con los que trabajo, suelo tener controlada la apertura del diafragma y el tiempo de exposición que utilizo en mis fotos, pero hay otros elementos como el ISO, la compensación de la exposición o el modo de medición de la luz que, por no ajustarlos en cada foto, hay veces que olvido revisarlos.

Es bueno que te apliques una disciplina de revisión de los controles de la cámara para minimizar el número de problemas debidos a una incorrecta configuración a la hora de hacer las fotos.

2. Vigila el Fondo

Cuando hago fotos, muchas veces me centro en el elemento principal de la foto y olvido comprobar si en el fondo de mi fotografía aparece algún elemento indeseado. Estoy tan centrado en sacar lo que quiero que olvido todo lo demás.

Mi cerebro aisla el detalle principal del resto de elementos dentro del encuadre en el momento de hacer las fotos, pero cuando reviso el trabajo en el ordenador me doy cuenta del error: en muchas fotos aparecen elementos que, lejos de resultar interesantes, se convierten en molestos elementos de distracción que arruinan el trabajo.

Por eso, es una buena práctica el comprobar bien el fondo más allá del centro de interés de la foto para asegurarte de que no sale nada que no deba salir en la foto.

3. Rellena el Encuadre

Este es uno de los principales problemas de quién se inicia en fotografía. Queremos sacar demasiadas cosas en nuestras fotos, y al final sacamos tanto que no se ve nada.

Muchos expertos dicen que una fotografía debería tener un único centro de interés. Si al mirar una foto no puedes identificar claramente cual es el centro de interés, probablemente la foto sea mejorable.

Por ello, si dudas entre incluir o no algo en una foto, la mayoría de las veces lo mejor será no incluirlo. Y para hacerlo, puedes acercarte más a lo que realmente quieres fotografiar, bien tu mismo o usando el zoom.

4. Elige el Objetivo para la Ocasión

Si en tu equipo fotográfico cuentas con varios objetivos probablemente se te presente este problema alguna vez. Los objetivos, en función de sus características, suelen estar pensados para cubrir una temática o una serie de ellas.

Hay objetivos especialmente aconsejables para retratos, otros para paisajes, otros para macro… Cada uno tiene unas características que lo hacen muy bueno para esa temática pero puede que no tanto para otras, como pueden ser su focal o apertura.

Aunque no tiene por qué ser una regla inamovible, si usas un objetivo para lo que está pensado probablemente te de mayores satisfacciones.

5. Los Elementos Interesantes Pueden Hacer tus Fotos Interesantes

Seguro que te ha pasado muchas veces que vas con tu cámara y no hay nada que te anime a hacer una foto, y otras en las que de repente ves algo y desearías llevar tu cámara encima para poder retratarlo.

Sin duda, hay situaciones y elementos que merecen ser fotografiados. Con el tiempo sabrás reconocerlos y fotografiarlos. Y seguro que se convertirán en potentes imanes de atracción en tus fotos.

6. Entiende la Luz

Todo en fotografía es luz. El tamaño de la fuente de luz, su ángulo, cómo incide en la escena, son elementos que determinan completamente el aspecto final de tu foto.

¿Alguna vez has probado a hacer fotos en una misma ubicación y has visto cómo varía el resultado en función de la hora del día o la climatología?

Un mismo escenario al aire libre a distintas horas del día puede adquirir aspectos completamente diferentes y unos ser mucho más interesantes que otros, y lo mismo ocurre con la iluminación artificial. Entender los principios básicos de la luz te ayudarán a elegir mejor el momento para hacer las mejores fotos.

7. Consigue Sensación de Profundidad

Vivimos en un mundo tridimensional que reducimos a dos dimensiones en el momento que hacemos una foto.

Pero disponemos de elementos que nos pueden ayudar a trasladar esa sensación de profundidad en nuestras fotos y devolverle la información de esa tercera dimensión.

La perspectiva, el uso de elementos en primer plano y las líneas dentro de nuestra composición son elementos de mucha ayuda a la hora de conseguir esa sensación de profundidad.

8. Prueba Distintos Puntos de Vista

Estamos acostumbrados a hacer fotos siempre en la misma posición: de pie, con la cámara apuntando hacia delante, formando un plano paralelo al suelo, tal y como vemos el mundo.

¿Te has parado alguna vez a probar a cambiar el punto de vista? Hacer fotos mirando hacia arriba o hacia abajo, desde puntos elevados o desde el suelo, pueden dar una nueva perspectiva a tus fotos más interesante que desde la posición convencional.

9. Prueba Distintas Ubicaciones

Hay veces que llegas a un sitio o ves algo que quieres fotografiar y sin más, preparas tu cámara y te pones a hacer fotos. No hay nada de malo en ello, pero puede que te estés dejando mejores encuadres por no analizar la escena y tu entorno.

Muchas veces lo que hago cuando llego a un sitio que quiero fotografiar es darme una vuelta buscando distintas ubicaciones para ver desde cual de ellas cuento con una mejor visión de lo que quiero retratar en mis fotos.

10. Cuida la Composición

La composición es ese conjunto de prácticas y reglas que hacen que una foto funcione y otra no. Puede parecer mágico, pero desde tiempos inmemoriales se vienen aplicando en otras disciplinas del arte. Sencillamente funcionan.

Si nunca te has interesado por la composición fotográfica, es un buen momento para hacerlo. Descubrirás la existencia de reglas básicas que también podrás saltarte y que sin duda te ayudarán a mejorar tus fotos.

11. Cuenta una Historia

Haz el ejercicio de mirar la portada de un periódico y fíjate en la foto principal. ¿Es adecuada para la noticia que acompaña? ¿Te transmite información?

Cuando haces una foto tienes la oportunidad de contar una historia con ella. Piensa qué representa, piensa cuales son sus características más notables, y de qué forma puedes potenciarlas en tu fotografía para subrayar el mensaje.

13 Reglas fundamentales de composición fotográfica…

¿Sabes cuál es la diferencia entre una buena y una mala fotografía? Asumiendo que los colores han salido correctamente al imprimirla y la exposición y el enfoque son correctos, existen una serie de elementos sobre los que los fotógrafos hablan continuamente al evaluar una foto: son las “reglas de composición”. Y dependiendo de con quien hablemos, nos darán unas reglas u otras.

¿Quieres saber cuales son? ¿Quieres saber algo más sobre esas reglas? Concédeme un par de minutos y repasaremos juntos algunas de las reglas de composición fotográfica más relevantes.

1. Identifica el centro de interés
Cada fotografía tiene (o debería tener) un centro de interés.

¿De qué es la foto? ¿Es una fotografía de tu novia? ¿Es una fotografía de las pirámides de Egipto? Debería ser obvio para cualquiera que mire una fotografía entender lo que queremos enseñar con la foto. Es lo que se denomina el centro de interés.

foto por -=RoBeE=- (licencia CC)

 

Aunque se denomine centro, el centro de interés no tiene que ser necesariamente el objeto que esté colocado en en el centro de la foto ni ser el objeto que ocupa la mayor parte de la imagen, pero de esto te hablaré más adelante.

La elección del centro de interés es la primera regla de una buena composición, ya que es la más importante. Simplemente decide antes de disparar el motivo sobre el que quieres tomar la fotografía. Y a partir de ahí, todo lo que tienes que hacer es enfocar (o desenfocar) el elemento sobre el que quieras centrar el interés.

2. Rellena el encuadre (Fill the frame)
Esta regla puede parecer bastante obvia, pero lo cierto es que muchas veces fallamos al aplicarla.

Si queremos contar algo en una foto, ocupemos la mayor parte con ese “algo”, asegurándonos que se convierte de este modo en el centro de atención. Además, de este modo eliminamos posibles elementos que resten atención.

Es un fallo demasiado común el querer sacar demasiadas cosas en una única foto. Al final, lo que conseguimos es que no quede demasiado claro qué es lo que queríamos enseñar en nuestra fotografía. Ante la duda de si algo debe salir o no en la foto, mejor quítalo.

3. Apóyate en las líneas
Las líneas son un elemento de importancia vital en las artes visuales. Las líneas nos aportan formas y contornos. Con las líneas dirigimos la mirada del espectador de una parte de la foto a otra.

foto por Steve Webel (licencia CC)

Cuando vayas avanzando en el mundo de la fotografía podrás comprobar cómo las líneas son uno de los elementos más eficaces a la hora de dirigir la mirada de quien contempla nuestras fotos hacia donde queremos que mire. Las líneas horizontales, verticales y diagonales son elementos compositivos que aportan significado a las imágenes.

Un tipo especial de líneas son las líneas convergentes. Son las líneas paralelas que, por el efecto de la distancia, acaban convergiendo en un mismo punto.

En fin: sobre el uso de las líneas se podría escribir un libro completo de composición. No quiero aburrirte en este artículo, pero si quieres profundizar sobre el uso de las líneas en composición fotográfica, no dejes de leer este otro artículo en el que tratamos el tema con más profundidad.

4. Trabaja el flujo
Después de las líneas, podemos tratar el flujo. En fotografía, el flujo es el modo en el que la mirada del espectador se desplaza de una parte de la fotografía a otra. Una manera de definir el flujo de una fotografía es mediante el uso de líneas. Pueden ser horizontales, verticales, diagonales, convergentes o divergentes. A veces el flujo creado por las líneas es nítido y claro, como los laterales de un edificio que convergen hacia el cielo), o pueden ser menos obvias. Sin embargo, la mirada del espectador debería ser capaz de recorrer los elementos de una parte a otra de la imagen.

El flujo crea la ilusión de movimiento (o ausencia de movimiento si se desea). Las líneas diagonales se consideran generalmente más “dinámicas”, mientras que las líneas horizontales y verticales se consideran más “estáticas”. Un equilibrio cuidadoso de elementos estáticos y dinámicos dará un sentido global de movimiento a tus fotografías.

5. Juega con la dirección
La dirección es similar al flujo. También crea la ilusión de movimiento. Si hay algo en la fotografía que parezca estar en movimiento, tiene una dirección en la que se mueve.

descarga (2)

Un ejemplo de esto son las luces de peatones de un semáforo. Cuando está en rojo para los peatones, la figura representa un peatón inmóvil, con las piernas juntas y los brazos bajados. Visualmente, no tiene ninguna apariencia de estar en movimiento. Sin embargo, la figura del peatón en verde que permite cruzar tiene una dirección en la cual se está moviendo. La dirección en fotografía se puede crear de muchas maneras. Una figura a punto de cruzar una calle puede transmitir movimiento aunque la veamos estática y no se muevan sus brazos y sus pies, porque podemos imaginarla un segundo después cruzando la calle. Del mismo modo, un coche que aparece cortado en el lado izquierdo de una fotografía en la que solo se ve su parte delantera, podemos imaginarlo un segundo después al lado derecho de la foto.

6. Los elementos repetidos
La repetición de algún elemento (unos globos, unos pájaros, …), dan un sentido de relación de distintas partes de una imagen.

13-4

descarga (1)

7. Los colores siempre dicen algo
Existen dos tipos de colores, los cálidos y los fríos. Los rojos, naranjas y amarillos forman parte de la gama de colores cálidos. Los azules, verdes y violetas forman parte de la banda de colores fríos.

foto por Pedro Szekely (licencia CC)

13-reglas-5

Existen muchos elementos psicológicos ligados a los colores. Por poner un ejemplo, los azules se consideran colores tranquilos, mientras que lo rojos son más temperamentales. Existe mucha literatura al respecto de la psicología del color, por lo simplemente resumiremos que el color tiene una importancia determinante en la composición en fotografía.

Por último, debes saber también que en materia de colores hay que prestar atención también al contraste tonal. El contraste se define como la diferencia de luminosidad entre las partes más claras y más oscuras de nuesta foto.

8. El interés de los grupos de tres
Parece existir una percepción especial de los números impares en fotografía, y en especial de los grupos de tres elementos.

images (1)

Un único elemento puede transmitir soledad o aislamiento, con dos elementos una foto puede quedar demasiado bien equilibrada y estática, y cuatro elementos pueden resultar demasiados para distribuir.

Por algún motivo que no alcanzo a poder explicar, a las personas nos gusta el número 3. En fotografía suele funcionar la agrupación de tres elementos como centro de interés.

9. La regla de los tercios
Ya escribimos un artículo que explicaba la regla de los tercios con más detalle. Si nos fijamos en obras de arte en cualquier museo, podremos comprobar que si dividimos un cuadro en cuadrículas de igual tamaño de 3×3, las cuatro intersecciones de las cuadrículas dentro del cuadro marcan los puntos de interés.

images (15)

images (10)

descarga (5)

Trazando esta cuadrícula imaginaria sobre la mayoría de las obras nos daremos cuenta de que elementos fundamentales del cuadro recaen sobre esas intersecciones: ventanas y puertas, ojos, líneas de horizonte, picos de montañas, … Está comprobado que llevando nuestro punto de interés a uno de esos cuatro puntos conseguimos una imagen mucho más interesante.

De todo modos, las intersecciones marcadas por las regla de los tercios no son los únicos puntos de interés donde colocar tu centro de interés. Tienes también, por ejemplo, la proporción áurea.

En este sentido, reseñar que existen cámaras que permiten visualizar en su LCD una rejilla (grid en inglés) para trabajar con los tercios, por lo que te animo a que revises el manual de vuestra cámara si consideras que te puede ayudar a la hora de mejorar la composición.

También puedes reencuadrar la foto en el postprocesado, con programas como Photoshop o Lightroom.

10. El espacio negativo
Se considera espacio negativo los grandes espacios vacíos, normalmente en blanco o negro, dentro de una fotografía, normalmente a un lado.

13-reglas-8

images (12)

El alejamiento del elemento central de la imagen, rellenando el resto de la foto de un espacio vacío nos permite transmitir una información adicional de soledad, aislamiento o calma a la imagen.

Aunque no es un recurso que vayamos a utilizar habitualmente, no está de más conocerlo. Está enfrentada a la regla de composición consistente en rellenar el encuadre comentada más arriba en este mismo artículo.

11. Trabajando las tres dimensiones: frente y fondo
El contenido del frente y del fondo de una foto es importante. Tanto en el fondo como en el frente tienen aplicación otros elementos compositivos como los colores o las líneas.

foto por Nana B Agyei (licencia CC)

Lo importante en el frente y en el fondo es que no haya demasiados detalles que puedan distraer la vista del espectador del centro de interés.

La mejor herramienta con la que contamos para marcar la diferencia entre el frente y el fondo de nuestras fotos es la profundidad de campo. Gracias a la apertura del diafragma que utilicemos a la hora de hacer fotografías, conseguiremos mayor o menor nitidez en el fondo.

12. El enmarcado natural
Existen elementos que pueden ayudar a poner un marco al centro de interés de la foto. Algunos de estos elementos son muy claros, tapando completamente parte de la foto, como puertas, ventanas o puentes.

foto por lagusa (licencia CC)

marco

Otros actúan de una forma menos clara, simplemente orientando nuestra vista. Es el caso de las señales de tráfico o las ramas de los árboles, … Cualquier elemento que “encierre” el centro de interés nos permitirá enmarcar la foto, dirigiendo la atención hacia el elemento deseado.

13. Las curvas en S
Las curvas en “S” son un elemento muy recurrente en fotografía. Está relacionado con la sensualidad. También transmiten movimiento y ayudan a conducir la mirada.

13-reglas-11

images (4)

En la vida cotidiana encontramos muchos recursos que nos permiten aplicar curvas en “S” en nuestras fotografías. Una carretera, un camino, el curso de un río, … Son elementos visuales muy potentes que dan interés a la fotografía.

¿Te parecen muchas?
Pues es solo el principio. En este artículo he querido mencionar algunos de los elementos compositivos fundamentales de la fotografía. Algunos son relativamente fáciles de aplicar, mientras que para otros dependemos de ciertas condiciones del entorno. Lo importante es conocerlos y recordarlos a la hora de hacer fotos, porque con su observación y su recuerdo empezaremos a encontrarlos cada vez con más facilidad en nuestras prácticas de fotografía.