Trucos y consejos para fotografiar a los recién nacidos

Si tienes hijos, seguro que al nacer te volcaste en captar todos los detalles de semejante acontecimiento. Incluso puede que te atrevieras a tratar de imitar esas tiernas fotos de bebés que todos hemos visto, por ejemplo como las que popularizó Anne Hedges. Pues bien, vamos a intentar daros unas claves para lograr buenas fotos de bebés recién nacidos.

Y es que estos son un tema fotográfico especialmente delicado porque, como es obvio, hay que tener mucho cuidado con ellos y la forma en que se les retrata. Por cierto, que antes de seguir hay que recalcar que no estamos hablando de niños o bebés en general (que de eso ya hablamos hace no tanto tiempo) sino de recién nacidos.

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 7

Es decir, hablamos de hacer fotos a bebés de pocos días, especialmente en el caso de que queramos hacer una de esas sesiones de fotos denominadas NewBorn para las que vamos a ofreceros algunos trucos y consejos. Porque tomar imágenes con el móvil de tu bebé para mostrarlo a la familia está bien, pero si lo hacemos de una forma “más seria” seguro que lograremos unas fotografías memorables para el recuerdo.

Documentar su crecimiento

Como decimos, os vamos a orientar para realizar una sesión de fotos artística (al estilo Hedges), donde pongamos al recién nacido en diversas posturas y utilicemos atrezzo. Pero también podemos optar por retratarle de una manera natural, es decir sin preparar y sin que haya intervención alguna.

De hecho, siendo fotógrafos lo ideal es convertirnos en una especie de fotoperiodistas de nuestro hijo/a, siempre con la cámara preparados y pendientes de captar los movimientos de la “criatura”, documentando su crecimiento, sobre todo durante el primer año (periodo en el que cambiará mucho).

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 4

Por supuesto lo ideal será captarle en sus momentos más tranquilos, cuando sonría, bostece, balbucee, haga muecas o empiece a fijar la mirada, pero hacerle fotos cuando esté llorando o enfadado también será un bonito recuerdo a largo plazo. Lo mismo que esa sesión artística que podemos realizar poco después de su nacimiento.

De hecho, hay que hacerla antes de que pasen las dos primeras semanas de vida (lo ideal entre los días cinco y diez) porque es en ese periodo cuando se pasan prácticamente todo el tiempo durmiendo, mantienen la flexibilidad que tenían dentro del vientre materno y conservan la posición fetal. Pasado ese momento será muy difícil conseguir esas posturas casi imposibles que todos hemos visto en tiernas fotos de bebés.

Preparar bien el terreno

Para realizar una sesión NewBorn, lo primero y fundamental es planificar bien lo que vas a realizar, clave para que todo vaya bien. Empezando por adaptarte a sus horarios porque lo ideal es realizar las tomas en un momento en el que el bebé haya comido y esté durmiendo. Por supuesto, no hace falta decir que el lugar donde vayas a hacer las fotos sea cómodo y seguro para el bebé.

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 2

Debemos tener todo preparado con mantas, edredones, cestos… Es decir, tener claro y listo todo lo que necesitemos para hacer las fotos de manera que podamos aprovechar bien el tiempo y molestar al bebé lo menos posible. Por supuesto eso implica tener el equipo ajustado y preparado (de eso hablamos más adelante) y las ideas claras sobre las fotos que vamos a realizar. Hay miles de ejemplos en Internet y redes sociales con ideas tan curiosas como esta.

Eso sí, ante la tentación de realizar montajes muy sofisticados recomendaríamos optar por el “más es menos”. Recordemos que el bebé debe ser el gran protagonista y que es mejor no alterar demasiado su tranquilidad. Lo que no quita que podamos colocarle en algunas posturas un poco forzadas y ponerle gorritos o accesorios varios, pero siempre mejor con moderación.

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 9

Como decíamos, lo ideal es que el bebé haya comido y esté dormido, y es importante mantenerlo así el máximo tiempo posible para hacer distintas tomas. Para ello, hay que realizar la sesión manteniendo una temperatura constante de entre 22 y 25 grados, algo más si vamos a hacerlo con el bebé desnudo.

En cualquier caso, como podéis entender, la idea es mantener el máximo confort para que se sienta a gusto y muy tranquilo. Esto implica también vigilar la temperatura de la ropa, las mantas o lo que sea que utilicemos. Porque si nota un cambio se puede despertar y acabarse la tranquilidad. Eso sí, si esto ocurre pero se mantiene tranquilo, será una oportunidad para tener fotos del bebé con los ojos abiertos.

Para conservar la tranquilidad del ambiente es importante también el tema del ruido. Contrariamente a lo que se pueda pensar, a los bebés (sobre todo si son recién nacidos) no les gusta el silencio porque están acostumbrados al ruido que hay dentro de la tripa de la madre. Por eso, lejos de procurar no hacer ruido para despertarle, es aconsejable que haya ruido ambiente.

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 8

Por supuesto nada de estridencias, pero sí un ruido monótono (lo que se conoce como ruido blanco) que se puede conseguir, por ejemplo, gracias a aplicaciones como ésta.

Para mantenerlo a gusto también es recomendable envolver al bebé y mantenerle (relativamente) apretado, para que se sienta como en la barriga de la madre. Si está bien relajado, sujetarle las manos también es una ayuda, y evita que estropee las fotos al moverlas. Por último, también es interesante tener a mano un chupete y algún peluche o elemento (como una mantita) favorito si es que lo tiene.

¿Flash sí o no?

Algo que seguro has oído comentar infinidad de veces es que hay que evitar el flash con los bebés, sobre todo en el caso de que sean tan pequeños como los que estamos tratando. Pero es algo falso, al menos en buena parte. Lo que sin duda hay que evitar es el flash directo a su cara, tanto si se trata del pequeño popup que llevan muchas cámaras como si es un flash montado en la zapata y dirigido directamente al recién nacido (ya no digamos si se utiliza en toda su potencia).

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 5

Sin embargo, si utilizamos alguna estrategia para evitar la luz directa como puede ser un difusor o softbox de algún tipo, usar el flash de rebote o, mucho mejor, unas flashes de estudio bien dispuestos que permitan suavizar la luz que llega al sujeto, no tendremos porqué renunciar en absoluto a la luz artificial.

Aún así, lo ideal es emplear luz natural de alguna manera provechosa (como las que os contamos en este articulo), porque sin duda es lo más confortable para el pequeño. Así, será perfecto si tenemos un gran ventanal en casa por donde entre mucha luz, pero sin que incida directamente en el bebé.

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 3

En cuanto a la cámara y su configuración, no necesitamos un modelo específico pero está claro que una buena réflex o sin espejo es lo más recomendable. Sobre todo porque nos permitirá elegir una óptica adecuada para este tipo de fotos (que no dejan de ser retratos). En concreto, un objetivo luminoso es lo más recomendable, tanto para conseguir un buen desenfoque del fondo como para poder trabajar con luz natural.

En cuanto a la focal, lo ideal es usar un teleobjetivo moderado que permita poder captar detalles sin tener que acercarnos demasiado. Así, entre 75 y 100 mm sería perfecto, aunque bien nos puede servir la típica (y económica) óptica de 50 mm, sobre todo si nuestra cámara tiene un sensor recortado (y hay que aplicarle el factor de recorte).

Trucos Consejos Fotografiar Bebes Recien Nacidos 6

Respecto a la configuración del triángulo de exposición, lo ideal es trabajar en modo manual o bien con prioridad a la abertura (modo A). Por supuesto es más que recomendable mantener el ISO bajo para evitar el ruido en la imagen (muy pernicioso en este tipo de fotos) y hay que disparar a una velocidad de obturación que nos asegure ausencia de trepidaciones.

Por tanto, lo crucial es “jugar” con el diafragma y con la profundidad de campo que queramos (y podamos) conseguir. Emplear grandes aperturas (como ƒ1.4) puede ser interesante para obtener grandes desenfoques pero hay que tener cuidado no sea exagerado. Por ejemplo, para la “típica” foto de las pequeñas manos de un bebé puede ser perfecta, pero para retratar su cara es mejor cerrar diafragma (por ejemplo a ƒ2.8) para asegurarnos de que todo su rostro esté a foco.

A partir de ahí todo es cuestión de hacer muchas fotos y tener paciencia, por ejemplo para capturar momentos como esas sonrisas espontáneas de los bebés mientras duermen. Por lo demás, esperamos que estos consejos para hacer fotos a los recién nacidos os ayuden a disfrutar de la fotografía en ese momento tan especial y podáis conseguir tiernas imágenes que seguro serán un bonito recuerdo.