Categoría: Superación Personal

7 CURIOSIDADES SEXUALES

1.- ¿Menos Gym y más sexo? Un escritor norteamericano, especialista en adelgazamiento, sexo  y salud, Richard Smith, ha escrito libros donde argumenta su teoría con respecto a que el acto sexual puede ser capaz de saciar el apetito, las ganas de comer y, por ende, ayuda en el mantenimiento de un peso deseado. Dice que, por ejemplo, dedicar un buen tiempo a desnudar a la pareja, puede quemar 120 calorías; un orgasmo desaparece 30 calorías; y un beso apasionado elimina entre 60 y 120. Así que definitivamente, el sexo es y será el mejor de los ejercicios físicos.

2.- Complejidad de las motivaciones sexuales: El Departamento de Psicología de la Universidad de Texas, ha realizado investigaciones que han afirmado que lo que nos motiva a tener sexo ha cambiado de polo a polo. Según el extraño experimento, ya tener hijos o relajarse y pasarla bien, no son las principales razones; ahora las personas tienen sexo para pagar favores  o quemar calorías.

3.- ¡Aunque usted no lo crea! Más de 10% de las personas no sienten atracción por ningún sexo ni por el acto sexual, son asexuales.

4.- Cantidad de Bacterias en los besos: Cuando besamos en la boca, se pueden intercambiar más de 40mil tipos de bacterias; mientras que en un “beso negro” (besar o lamer el ano), solo se intercambian unas 15mil… ¡qué tal!

5.- Records Guinnes Femeninos: En cuanto a sexo se refiere, hay mujeres registradas en el famoso libro de logros únicos con registros curiosos, tales como: Lisa Sparxxx (actriz porno) ha sido penetrada por 919 hombres distintos. Otra fémina, en un estudio científico, logró tener 134 orgasmos en una hora… mientras que la marca masculina es de 16.

6.- Hombres que más se masturban: Los hombres que tienen novia son los que recurren a “echarse una manito” con más frecuencia que los solteros, ya que, al tener una frecuencia sexual mayor sus niveles de testosterona aumenta y con ello el deseo sexual.

7.- Sexo y corazón: Aunque tener sexo es bueno para el organismo en general, se debe tener cuidado con los corazones sensibles, ya durante un orgasmo este órgano puede llegar a tener 180 pulsaciones por minuto.

¿Por qué un esposo se enamora de otra mujer? Cuida que no te pase a ti

Pautas acerca de la naturaleza masculina y sobre qué enamora a los hombres. Es una propuesta que puede funcionar dado que las mujeres siempre buscamos la forma de mantener enamorada a la pareja.

Esa pregunta: “¿Por qué mi esposo se enamoró de otra mujer?”, puede volverse obsesiva y, con todo, las respuestas son tan variadas, que es imposible responder en una sola nota las razones particulares que llevan a un hombre comprometido, a enamorarse de otra mujer. Sin duda el amor y el matrimonio exigen un compromiso, y el ser fiel es también una decisión, pero pese a ese compromiso y ese sentimiento que una creía eterno, la infidelidad puede ocurrir y, cuando sucede, la mujer se pregunta: “¿Por qué sucedió?” “¿Qué hice mal?” “¿Por qué mi esposo se enamoró de otra mujer?”, y casi siempre la respuesta incluye un: “He sido una excelente madre y esposa.” Pero, aunque resulte doloroso aceptarlo, siempre tenemos algo de responsabilidad en lo que suceda al interior de la pareja. Descubre a través de este artículo un poco acerca de la naturaleza masculina y úsalo para afianzar tu relación, arriésgate:

Autores como John Gray y Walter Riso en sus libros Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus e Intimidades masculinas, lo han advertido: hombres y mujeres somos distintos. Claro, esto no es un secreto: el problema es que rara vez nos interesamos por conocer la verdadera naturaleza de los hombres; de alguna manera los hemos estigmatizado con la frase: “Todos son iguales” pero, aunque parezcan predecibles, hay mucho por descubrir. Veamos qué nos dicen los expertos:

Buscan una amiga

¿Quién lo creyera? los hombres esperan encontrar una mujer con quién intimar emocionalmente. Me refiero a una mujer que los escuche, que los entienda, una mujer a la que no teman hablar de cualquier tema, lo que sea. Esa mujer que no reacciona impulsivamente, que sabe comprender sin juzgarlos, que no interrumpe para decir “yo te lo dije”, esa mujer los enamora. Los Doctores Connell Cowan y Melvyn Kinder en su libro Las mujeres que los hombres aman, las mujeres que los hombres abandonan, de manera permanente enfatizan en la amiga que siempre esperan encontrar, señalan que todos los hombres tienen deseos profundos, por ocultos que estén, de compañerismo.

Adoran a la mujer que juega

Buscan a alguien que no teme a que el rímel se le corra por jugar con él, los hombres son seres lúdicos por naturaleza, necesitan expresarse como niños. Así que no temas parecer infantil, juega con él a la pelota, un juego de vídeo, deja que él saque su niño interior y de paso saca el tuyo.

Quieren una mujer que tenga su propia vida

Pese a ser egocéntricos, paradójicamente mueren por la mujer que tiene una vida, que su vida no gira en torno a ellos, sino que con amor y dulzura le hacen entender que ellos son parte de su vida, pero no toda.

Aman a las mujeres felices

Ana von Rebeur, Psicóloga y escritora Argentina, expresó en su libro Quién entiende a los hombres, algo que me llegó profundamente acerca de lo que un hombre esperaba de una mujer, ella escribió: “Los hombres solo quieren de una mujer, que ella sea feliz.” Así es, buscan esa mujer que se ama y se acepta a sí misma, que conoce claramente cuáles son su limitaciones pero que sabe sacarle el mejor partido a sus fortalezas, esa mujer que no hace de cada cosa una tragedia.

Aman la esencia de la mujer

Qué mejor que ellos mismos lo digan. Recientemente un amigo me dijo: “Me encantan las mujeres femeninas”. Con eso quería decirme que ellos aman nuestra esencia, aman lo que nos diferencia de ellos, la capacidad de ser fuertes sin dejar de lado la sutileza y la suavidad que debe caracterizarnos.

Odian el llanto que manipula

Y mi conclusión personal es que odian sentirse culpables y responsables de nuestro dolor y sufrimiento, por eso no soportan nuestras lágrimas. Cabe anotar que el llanto es una expresión de un sentimiento que puede ser de dolor o alegría, pero aquí me refiero a ese llanto que usamos las mujeres como arma de control y manipulación.

Aman las mujeres que los apoyan y los defienden en público

Esa mujer que nunca se le ocurre descalificarlo en público a pesar de los problemas, esa mujer los conquista, los enamora.

Tal vez lo más importante de todo es; “aprende a conocer a tu esposo”. Qué le gusta, qué no, qué lo motiva, qué lo enamora. Recuerda no se trata de estrategias momentáneas, sino de hábitos y comportamientos duraderos resultado de comprender la naturaleza masculina y, sobre todo y de manera especial, a tu esposo.

Wayne Dyer

Les comparto una de mis experiencias favoritas en Toronto con mi público. Ocurrió hace varios años cuando un joven inocente ayudó a ilustrar una verdad eterna que todos necesitamos que se nos recuerde:

Me preparaba para hablar en una conferencia y decidí llevar una naranja al escenario conmigo, como  apoyo para mi conferencia. Entablé una conversación con un joven brillante de unos doce años, que estaba sentado en la primera fila.

“Si tuvieras que exprimir esta naranja tan fuerte como puedas, ¿qué saldría de ella?” Le pregunté.

Me miró como si yo fuera un poco loco y me dijo: “Jugo, por supuesto.”

“¿Crees que podría salir de ella  jugo de manzana?”

“No”, se rió.

“¿Y jugo de  de pomelo?”

“¡No!”

“¿Qué jugo saldría de ella?”

“Jugo de naranja, por supuesto.”

“¿Por qué? ¿Por qué cuando exprimes una naranja sale jugo de naranja? ”

Es posible que estuviera  ya un poco exasperado conmigo en este punto.

“Bueno, es una naranja y eso es lo que hay dentro.”, respondió.

Asentí con la cabeza. “Vamos a suponer que esta naranja no es una naranja, sino que eres tú. Y alguien te aprieta, ejerce presión sobre ti, dice algo que no te gusta, te ofende. Y sale de ti  ira, odio, rencor, miedo.

¿Por qué sale todo eso?”

La respuesta, como nuestro joven amigo dijo, es porque eso es lo que hay dentro.

Es una de las grandes lecciones de la vida.

¿Qué sale cuando la vida te aprieta? ¿Cuando alguien te hace daño o te ofende? Si la ira, el dolor y el miedo salen de ti, es porque eso es lo que hay dentro. No importa si el que te exprime es tu padre, madre, tu hermano, tus hijos, tu jefe, el gobierno. Si alguien dice algo de ti que no te gusta, lo que sale de ti es lo que hay dentro. Y lo que hay dentro de ti, es tu creación y tu elección.

Cuando alguien ejerce presión sobre ti y vuelcas en otros, todo menos amor, es porque eso es lo que has permitido que permanezca en tu  interior.

Una vez que quitas todas esas cosas negativas que no quieres en tu vida y las reemplazas con amor, te encontrarás a ti mismo viviendo una vida más satisfactoria.

Wayne Dyer

AMA Y HAZLO CON PASIÓN…

Yo no sé amar a medias, ¿acaso se puede? Me entrego totalmente cuando lo hago, soy intensa y así es como concibo yo que ha de vivirse el amor: con entrega y pasión.

“No quiero una media naranja que supla mis carencias o deficiencias, sino una naranja entera con su propia visión del mundo que esté dispuesto a compartir la vida conmigo”.

El verdadero amor no se reduce a lo físico ni a lo romántico. El verdadero amor es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya no es…

¿SE PERDIÓ EL AMOR O SE APAGÓ LA PASIÓN?

Creo que con el paso de los años y después de mucho trabajar en algo o por algo se ven los frutos o la recompensa, ¿por qué si después de varios años de noviazgo o de matrimonio el amor acaba?

Pienso que en lugar de desgastarse o extinguirse, debe crecer o ir en aumento. Ese sentimiento al que llaman: AMOR

También creo que lo que se desgasta es la pasión y es una pieza fundamental en nuestro diario vivir. El gran error de muchos es que comienzan persiguiendo una pasión y terminan conformándose con un enamoramiento. Y las pasiones mas profundas, quedan sepultadas bajo los escombros de las responsabilidades cotidianas.

He conocido personas que de jóvenes eran muy apasionadas y románticas hasta la médula; pero tan pronto se casaron y tuvieron un par de hijos, se dedicaron a trabajar para pagar cuentas, como si de eso se tratara el gran juego de la vida. Los gastos fijos ahogaron aquel apasionado amor, se volvieron opacos y dejaron de brillar.

Sé que algunos me lo discutirán alegando: “Eso que planteas no existe en la vida real, el amor es una decisión, no sólo un sentimiento”, y aunque en algún punto podría estar de acuerdo, eso no significa que deba perderse la pasión en el proceso, porque si eso sucede, sólo nos queda el tedio de la obligación.

El amor verdadero y apasionado es lo que te despierta a primera hora de la mañana y te mantiene despierto hasta altas horas de la noche, en todos los órdenes de la vida. Conozco personas que aunque todos los días suben un peldaño, son muy infelices y es porque han apoyado su escalera en la pared equivocada (sé que algunos entienden exactamente de lo que hablo) y lo que es peor:descubren que en la cima también hay angustia.

Es la depresión de la falsa felicidad. Se casaron enamorados del amor y no de quien decían amar.

“Hoy te quiero mas que ayer” debería ser la frase de cabecera de cada día de nuestras vidas. Recuerda que las relaciones afectivas nunca permanecen estáticas, o se van haciendo más profundas o más superficiales, pero siempre están en movimiento.

Es por eso mismo que me indigna esa gente que cree que “ama un poco”, pero no está segura. O aquellos que están “casi” enamorados pero no lo suficiente como para arriesgarse, porque en definitiva, viven una vida abúlica, en blanco y negro, salpicada por alguno que otro gris de tanto en tanto.

Lo cierto es que al amor no hay que pensarlo, hay que sentirlo. A la felicidad tampoco se la supone, se la vive. En fin, en el mejor de los casos, recuerdan que alguna vez amaron y ya no edifican una vida ni mantienen la llama, sólo se dedican a sobrevivir.

En mi caso, he decidido prefiero fracasar en algo que amo, a tener éxito en aquello que no disfruto.  Si amo, lo hago con pasión o prefiero no hacerlo.

Así que: AMA Y HAZLO CON PASIÓN… ASÍ ES COMO SE VIVE LA VIDA.

¿Acostarse en la primera cita?

Nos aconsejan esperar, generalmente, hasta la tercera cita.
Me pregunto, te preguntas. ¿Qué se gana con esta espera? ¿Es verdaderamente necesaria? ¿Qué objetivos perseguimos?

La espera no es más que una necesidad

Con la llegada del feminismo de los años 1970, la mujer ganó nuevos derechos (aborto, contracepciones), que le permitían disponer de su cuerpo. La sexualidad, años atrás, estaba más ligada a la procreación y pretendía llevar al hombre al matrimonio, para que así se quedara cerca de su mujer (que le era completamente dependiente). En nuestros días, raras son las personas (en occidente), que entran en la sexualidad después del matrimonio.
Esperar para descubrir el cuerpo del otro se separó de la unidad familiar. Hablamos de liberación sexual.

Si las películas románticas todavía asocian el acto con una prueba de amor (y un deseo de compromiso), sabemos que no es así en la realidad. El coito mismo puede existir, sin promesas, sin amor, sirviendo sólo para el placer del cuerpo.
La espera disminuyó drásticamente perdiendo su sentido, sin embargo, mientras que la libertad de disponer de nuestro cuerpo se entiende, el acostarse a la tercera cita no gusta a las chicas,
¿por qué?
¿Cuáles son las pautas actuales de la espera?

Cuando se interroga a hombres y mujeres sobre cómo se han sentido después de la relación de una tarde, la respuesta es diferente. Los hombres están más bien satisfechos, mientras que un número importante de mujeres parece no estar a gusto.
La mujer ganó libertad sobre la manera de disponer de su cuerpo, pero esta libertad está todavía sometida a construcciones sociales.

La dicotomía “puta o princesa”, persiste. Entregarse al placer del cuerpo, sin sentimientos, sin compromiso, no está bien admitido por nuestra sociedad.
Por supuesto, somos libres para hacer lo que queramos bajo la mirada de la sociedad, bajo la mirada de los hombres, bajo la mirada de algunas mujeres que no son tan condescendientes con respecto a esto.
Puede que suceda que después del impulso de una tarde, tengamos el sentimiento vago de haber hecho algo inmoral.
Esta dicotomía puede, en parte, explicar la espera de las mujeres. Desean ser bien juzgadas por la persona con la que se acuesten.

Sexo en la primera cita, ¿una prueba de liberación sexual?

Finalmente, acostarse la primera tarde, podría ser una manera de reivindicar tu derecho a utilizar tu cuerpo como te parezca, como un acto de reivindicación de la liberación sexual.
Comprobamos que las mujeres no desean utilizar la sexualidad como estandarte de los derechos de propiedad sobre sus cuerpos, y una relación sexual no es forzosamente lo que más les atrae. Conceden importancia al nacimiento de los futuros sentimientos.
Es decir, tener sexo está bien, gustar es mejor.

Son numerosas las mujeres que demuestran poco interés en una relación únicamente carnal. La ternura, el afecto, la complicidad y a veces el compromiso, nos parecen mucho más atractivos.

Se cree que el afecto masculino aumentará con la espera y disminuirá después del primer coito (una historia de hormonas que el hombre desarrollaría durante el período de deseo).
Dado que queremos mucho más que un coito, esperar es asegurar el afecto del otro.
Esperar es una técnica para enganchar al chico y formar una pareja.
Hacer el amor en la primera cita: la primera noche en cuestión

Existen, a mi juicio, tres tipos de sexualidad:
Sexo bestial: la mecánica sexual y común facilitando el placer de los sentidos.
Hacer el amor: la transmisión de sentimientos por el coito (ternura, pasión).
Juego sexual: la complicidad que pretende experimentar nuevas prácticas y divertirse con ellas.

Una sexualidad divertida

Nos encontramos con el cuerpo del otro. Se trata de estar bien, de hacerlo bien.
La presión masculina esta primera noche es muy importante.
El hombre debe ser cariñoso, respetuoso.
Le vienen a la cabeza numerosas técnicas de las que se enteró, por las pornos que vio, para satisfacernos.
Cuanto antes pasemos este momento, más rápido nos encontraremos fuera de la picota social.
Hablar de sexualidad no es una mala cosa aunque la sociedad hable mal de ello. Nos encierra en normas para pensar en mucho más que en acariciamos durante una relación sexual.
Probablemente sea un fracaso de la liberación sexual.
¿Cómo tener relaciones sexuales en la primera cita?

Hacer el amor en la primera cita

Encontrar otro cuerpo, un cuerpo desnudo, es una verdadera aventura.
Llamaremos a esto: “Hacer el amor”.

Por los gestos, las miradas, las caricias, nos abandonamos a la vulnerabilidad. Desvestimos nuestros sentimientos para ofrecerlos de manera distinta a la del lenguaje. Son palabras mudas que acompañan besos. Son emociones que pasan de piel en piel.
Poca importancia tiene la naturaleza de estos sentimientos: pasión, ternura, complicidad, amistad.

La cuestión de la propia realización (o de la del otro), está formada por las ganas de guiarlo hacia un placer sincero. Se trata de una intimidad verdadera, de una sinceridad en los gestos.
Les pedimos a los hombres iniciar esta ternura sexual y desprenderse de lo social para entregarse a nuestro cuerpo. Es decir, hacernos el amor, como un paso sincero de encontrar nuestro cuerpo.

No hay ninguna razón para que este gesto pertenezca a los hombres, para que sean ellos los que den el primer paso.
La guerra de los géneros persiste y se acentúa en la sexualidad. (¿Quién posee el otro? ¿Quién toma al hombre?). Yo pediría a cada uno de los compañeros que mutuamente se abandonen el uno al otro.

La espera, hoy puede de nuevo tomar sentido

Para enganchar a un hombre, la sexualidad no tiene que ser un arma, aunque sirva el sentimiento. Tomarte tu tiempo permite dejar despacio a los diálogos, desatarte de lo social y aceptar dar y recibir del otro, con sinceridad.

Un buen momento es cuando se sobrepasan las ganas de sexo hacia el deseo de hacer el amor con el otro cuerpo, con esa persona que está con nosotros.
(A veces con una tarde basta, a veces se necesitan más, Posiblemente, tres citas sean un buen cálculo)

Aunque nuestro compañero esté en el momento del acto, o en la toma de las imposiciones sociales, no pasa nada. Podemos acompañarle, con ternura y benevolencia.
Acostarse con un hombre la primera tarde: ¿idea buena o mala?

Los dos puntos de vista se contradicen siempre

De una parte, están las mujeres para las cuales esto no plantea ningún problema (bajo ciertas condiciones), y del otro, las que ven allí una depreciación de la mujer.
El hecho es que no haces daño cualquiera de los grupos a los que pertenezcas, y que no vas en contra de ninguna ley queriendo acostarte con el hombre que te gusta.
También, puedes esperar para descubriros mutuamente y construir una verdadera relación de confianza. Cada uno que obedezca a su punto de vista.

Acostarse con un hombre desde la primera tarde no tiene nada dramático si tú lo deseas.
Si la atracción es mutua, los dos sois adultos y consentidores, ¿dónde está el problema?
Mientras seas honrado y consciente de las implicaciones que pueden tener tus actos, no me queda más que desearte ¡buen viaje!

Tengo bastantes amigas que se acostaron con su chico desde el principio y luego se instalaron en una relación sana, estable y larga. También tengo algunas amigas para las cuales no ha funcionado. No hay certeza porque si no sería demasiado simple.
La alquimia sexual es algo muy complejo y a menudo está influido por el contexto en el cual te encuentras.

La suma de los sentimientos y de las emociones creadas por el hecho de estar con un hombre en un concierto de rock, no tiene que ver nada que ver con la creada estando con el mismo hombre en un bar o restaurante.

Cada una de estas situaciones tiene su dinámica e influyen en el modo en el que nos comportamos delante de la gente con la que nos encontramos.
Así, el contexto influirá forzosamente sobre tu decisión de dejarle acompañarte (o no) hasta tu cuarto. Pero lo que debes saber es que es imposible poner reglas para ayudarte a decidir si sí o no vas a acostarte con un hombre la primera tarde. Existen, sin embargo, algunas líneas para ayudarte a concretar:
Como hacer el amor en la primera cita: fue sólo sexo y no compromete a nada

El que hayáis pasado un buen rato, no quiere decir que quedéis atados el uno al otro para el resto de los días.

Deberás ser lo bastante adulta para suponer que valía la pena y que no ha sido un “error”.
Sé, también, lo bastante madura para reconocer que el tiempo que esto duró, te sirvió para obtener todo lo que quisiste.

Acostarse con un hombre: la primera cita no debe ser la última

La razón por la cual nos gustan las citas con hombres la definiremos como agradable, divertida, romántica y, sobre todo, permite aprender a conocerse. El sexo desde la primera cita tiende a poner en cortocircuito la lógica de la cual debería salir una relación.
En efecto, cometemos a veces el error de creer que después de un tiempo juntos, ya no son necesarias nuevas citas. Que es necesario romper todo contacto con la otra persona para comprometernos en una verdadera relación. Qué error. Debes continuar manteniendo las citas con el fin de continuar descubriéndoos mutuamente.
Acostarse con un hombre: quítate todo sentimiento de culpabilidad

La peor de las cosas que podrías hacer después de haberte acostado con un hombre en la primera cita, sería sentirte culpable basándote en lo que podrían pensar tus amigos, sus amigos, la sociedad, tu madre o tu vendedor de ultramarinos.
¿La opinión de ellos es verdaderamente importante para ti? Lo pensaste e hiciste lo que considerabas conveniente. Imposible criticártelo.
No me queda nada más que desearte que pases una buena tarde (y posiblemente una buena noche), si tienes una cita esta tarde.

5 ASPECTOS QUE AFECTAN LA VIDA SEXUAL DE LA PAREJA

La comunicación, el respeto y la lealtad son claves para mantener una buena relación, pero aspectos como la rutina, la falta de creatividad, los problemas económicos y los cambios físicos, pueden afectar en gran medida la vida sexual de una pareja. Existen otros factores que generan que el desempeño en la cama desmejore, así lo señala un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, que dio a conocer los cinco aspectos que afectan negativamente la salud sexual, aquí y se los presentamos a continuación:

Autoestima:

Cuando una persona se siente menos atractiva esto se nota en la cama. El efecto de la gravedad, los partos, una mala alimentación o el aumento de peso pueden convertirse en auténticos obstáculos para disfrutar la intimidad. La mejor terapia es tener una comunicación honesta y directa con lasu pareja.

Discusiones:

Los problemas económicos o las peleas por la crianza de los hijos generan mucha tensión, lo que puede crear una distancia emocional y provocar un alejamiento también frente a la vida sexual de la pareja.

Expectativas:

Los antecedentes sexuales de las personas pueden suponer, según la cultura o la religión, un problema de cara a las relaciones sexuales.

Ansiedad:

El miedo a fallar puede generar un nivel tal de preocupación que realmente puede minar el desempeño en un encuentro sexual.

Estrés:

El instinto sexual queda a un lado cuando la sobrecarga de responsabilidades o preocupaciones generan niveles de estrés que son difíciles de controlar.

Por qué las mujeres deberían iniciar la intimidad sexual con más frecuencia.

Es cierto — Si tú, como esposa, decides darle absoluta prioridad a las relaciones íntimas dentro de tu matrimonio, cambiará la dinámica de tu relación de una forma positiva. No solo significará mucho para tu esposo, sino que los acercará y profundizará el compromiso que tiene el uno con el otro.

Las mujeres algunas veces sienten que los hombres quieren una sola cosa: sexo. Esto no es verdad.

Lo que tu esposo desea en realidad es que tú anheles tener una relación sexual, porque disfrutas estar con él, y la inicies. Sus necesidades más profundas, junto a las tuyas, se unirán cuando, como esposa, inicien una conexión física, en lugar de dejarle la iniciativa a él todo el tiempo

Mujeres, les hablo a ustedes

Seamos honestas con esto. Piensa cuando fue la última vez que iniciaste la relación sexual en tu matrimonio. Conozco todas las excusas que se te vienen a la mente en este momento – demasiado cansada, no lo necesitas, se necesita mucho esfuerzo, etc. A nadie le gustan las excusas—a todos nos gustan los resultados positivos. Si estás demasiado cansada, no deberías usar eso como una excusa noche tras noche. Deberías considerar que tu relación física necesita ser importante para ti también y no solo para tu marido. Puedes decidir tomar una siesta o tomar de la mano a tu esposo un poco antes y empezar a mostrarle afecto en lugar de esperar hasta caer en la cama, medio muerta de cansancio.

Es bien sabido que los hombres son los que por lo regular comienzan los acercamientos con sus esposas y están más interesados en la intimidad sexual (por lo menos con más regularidad). Cambiemos eso. Hay muchas buenas razones.

¿Por qué?

1. Tu esposo necesita saber que te vuelves loca por el

Es muy importante para tu esposo sentir y saber que llena todas tus necesidades— emocionales y físicas. También necesita saber que la parte física de tu relación no es unilateral. Tu esposo no quisiera sentir que es siempre él quién te pide, te ruega o te envía mensajes constantes de su deseo por tener relaciones. Lo que tu esposo quiere en verdad es a TI. Precisa saber que lo necesitas, de una manera física, igual como él te necesita. Cuando le demuestras tu deseo de intimar (con frecuencia), le harás saber que él te estimula, que él despierta la pasión en ti. Ese sentimiento lo hará sentir más varonil y más amado de lo que se ha sentido en mucho tiempo.

2. El sexo se transformará en algo más importante para ti

Una de las mejores maneras para que los esposos se expresen amor es a través del sexo. Puede ser que en este momento el sexo sea algo que disfrutas, pero no algo en lo que pienses o necesites con frecuencia. Sin embargo, cuando entiendes que es una oportunidad para que tú expreses amor por tu esposo de una manera tangible, se hará algo más importante para ti, y siempre será la parte más importante en tu lista de prioridades. Además, conforme inicies la intimidad física con frecuencia, será cada vez más placentera, divertida y satisfactoria para ti también— no solo para tu esposo.

3. La intimidad será más satisfactoria tanto para tu esposo como para ti

Anímate, intimar es placentero, divertido y significativo. Esa es la manera que se supone debe ser.

Cuando haces un esfuerzo por iniciar y entregarte por completo, la intimidad en pareja se transforma en una experiencia mucho más positiva y satisfactoria para ambos. Cuando sientes que estás satisfaciendo a tu esposo de una manera más profunda, reconocerás lo gratificante que te será hacer el amor con él.

Conforme tu esposo y tú comprendan que están siendo más participativos en la conexión física, recibirán el mensaje de que ambos se aman de una forma muy profunda, quieren ayudarse uno al otro y disfrutan estar juntos. Cuando sientas deseos de hacer el amor, tu esposo estará aún más deseoso como respuesta.

¿Cómo?

1. Sorpréndelo

Si tu esposo siempre comienza el acercamiento (te metes en la cama, apagas la luz, te besa y acaricia, y sabes lo que quiere), ¡sorpréndelo! Toma la iniciativa y acércate a tu esposo. Haz un esfuerzo por sorprenderlo de forma regular.

2. Hazle saber que lo estás planeando

Cuando le digas adiós en la mañana, dale un gran beso y hazle saber que estarás esperando ansiosa su regreso a casa. Envíale un mensaje y recuérdale que quieres un tiempo juntos esa noche. Dile que disfrutas estar con él y que amas pasar tiempo juntos. Deja la expectativa en cuanto a tu deseo de intimar más, o al menos que te interesa más de lo que te interesaba ayer. Y la razón por la que ahora te interesa tanto es porque amas a tu marido, lo amas de una manera tan profunda y quieres que lo sepa.

3. Prepárate

Si no tienes ánimos, anímate. Arréglate un poco. Pon algo de música. Concéntrate todo el tiempo. Haz que esta experiencia indique amor por tu esposo y una repuesta a sus necesidades; tus necesidades se cubrirán como recompensa. No tienes que estar involucrada al máximo o fingir ser muy apasionada— Solo se tu misma, pero con un poco más de atención. Da un poco más. Intenta enfocarte en él (no pienses en los quehaceres pendientes del hogar).

De ninguna manera estoy intentando promover que seas un objeto de placer para tu esposo. Más bien estoy enfatizando la importancia de buscar una relación íntima de manera que nunca te sientas de esa manera. Si sientes que tanto tu esposo como tú contribuyen de una manera equitativa a la relación sexual, ambos se sentirán satisfechos y conectados.

Así que recuerda que lo que tu esposo desea en verdad es que hacer el amor sea una experiencia que compartan, no un apresurado acto unilateral.

Reflexión final

En todo esto, no te sientas agobiada. Tu esposo no está esperando (o deseando) que tu inicies la intimidad física cada noche. Solo intenta hacerlo con regularidad — de cualquier manera, los dos pueden definir eso.

Por último, es importante recordar el propósito de la intimidad física. Es una oportunidad para ti y tu esposo de darse a sí mismos con sinceridad y confiar de forma completa uno en el otro; un tiempo para que demuestres a tu pareja cuanto lo amas y cuanto significa para ti; un momento para ser generosos.

Cuando decidas iniciar el contacto físico, descubrirás que la intimidad puede llegar a ser mucho más bella, unificadora y satisfactoria. Date la oportunidad. Con seguridad tu esposo estará encantado. Y quien sabe, solo con intentarlo pudieras descubrir que tus ideas, sentimientos y deseos por el sexo cambian en una forma positiva. Todo para el crecimiento de tu matrimonio.

¿Qué tiene ‘la otra’, que tú no tienes?

Cuando estamos en pareja, uno de los miedos más grandes, especialmente en las mujeres, es que nuestra “media naranja” mire hacia otro lado. Y no es que estemos locas: las estadísticas hablan de que no son pocos los casos donde hombres y también mujeres tienen relaciones alternas a las “oficiales”. Cuando esto pasa, nos sentimos además de traicionadas y dolidas, muy confundidas. Entre las preguntas sin respuesta que nos hacemos, una y otra vez, está la siguiente: ¿Qué tiene ella, que no tengo yo? Y hacemos de estas palabras un látigo con el que nos flagelamos, una y otra vez.

Cada cabeza es un mundo, y cada quién tiene sus propias razones, excusas y educación sobre la cual justificar sus acciones. Sin embargo, existen argumentos “estándar” que siempre que surge el tema, ellos dan para responder “qué le vieron a ella” y que ya no ven en nosotras. ¿Qué tienen ellas, que no tienes tú? Por lo pronto, ten cuidado que no sea alguna de estas ocho cosas:

1. Las amantes rara vez dicen no

Si quiere una salida después del trabajo, la respuesta es sí. Que se le hizo buena idea ir a sentarse en el parque a romancear, sí. ¿Quiere que le acompañe con los amigos? Claro que sí. Estas mujeres por lo general están dispuestas a pasar tiempo con ellos, en pocas palabras son las “novias eternas”.

2. Dedican tiempo a sí mismas

Cuidan su aspecto físico, procuran dar siempre su mejor cara y, por lo mismo se muestran siempre frescas, seguras y seductoras.

3. Son independientes

Son personas que con pareja o sin ella, pueden seguir con su vida sin mayor problema. Esto, a los ojos de muchos hombres, tiende a ser atractivo porque les hace sentir que si ella está junto a ellos, es porque le considera especial. Además, puede ser un reto mantenerla interesada.

4. Representan un escape a la rutina

Esta excusa es competencia desleal, porque es obvio que poco podemos hacer cuando vivimos en pareja para escapar a la rutina: tarde o temprano, algunas cosas serán rutinarias en mayor o menor medida.

5. Siempre prestan atención

Los seres humanos somos de dos tipos, básicamente: los que nos gusta dar amor, y los que preferimos recibirlo. El tipo “recibir amor” es el más común, especialmente en los caballeros, así que sentirse apreciados es una tentación grande.

6. No dan por nada por sentado

Saben que la relación no es segura, por esto, no temen echar mano de todas sus virtudes para mantener la atención. Esto es algo en lo cual las mujeres casadas no prestamos mucha atención, especialmente cuando llevamos mucho tiempo al lado de nuestras parejas.

7. Escuchan todo lo que él tiene para decir

Lo creas o no, tanto hombres como mujeres, disfrutamos que escuchen todas nuestras historias y, si además nos muestran interés en ellas, nos sentimos profundamente halagados, buscando la compañía de quien nos escucha.

8. Ríen

Así de simple. Los hombres gustan de las mujeres desenfadadas, no de aquellas que solo tienen boca para quejarse. Son casi incapaces de no dejarse llevar por un buen chiste, o un buen momento. Por nuestra parte, a las féminas nos fascina un hombre que nos haga reír.

Es evidente que muchas mujeres pueden darse estos “lujos” de los que hablo arriba porque no tienen una familia o un marido que atender. Sin embargo, algunos de esos atributos alguna vez los tuvimos también nosotras y los dejamos ir porque comenzamos a creer, equivocadamente, que ya no los necesitábamos.

Todo lo que he señalado son obviedades, pero no te equivoques: que sea obvio no quiere decir que lo tengamos presente siempre. Al contrario, así como son las virtudes comunes de los solteros, también son los errores comunes de los casados. Y como dijera la Madre Teresa de Calcuta: “Para hacer que una lámpara esté siempre encendida, no debemos dejar de ponerle aceite”.

Tu esposo tiene 5 necesidades básicas, ¿estás satisfaciéndolas?

La clave de un matrimonio exitoso es la generosidad. Si puedes colocar las necesidades de tu cónyuge primero que las tuyas, estás en el camino indicado, independientemente de tu género. El deseo de llenar las necesidades de tu pareja no es de ninguna manera someterte a un rol inferior. Si de verdad amas a tu cónyuge, entonces quieres hacerlo feliz.

Cierto, las necesidades de cada hombre son diferentes. Sin embargo, de acuerdo a Willard F. Harley Jr., la mayoría de los hombres tienen las mismas necesidades básicas. Aunque cada persona es única, estas necesidades son las que la mayoría de los hombres eligen, en promedio. Ahora, dicho lo anterior, estas son las cinco cosas que, por lo general, hacen felices a los hombres:

1. Compañerismo

Mi esposo y yo somos un ejemplo cásico de un pareja que prácticamente no tiene nada en común. En especial en lo que se refiere a los pasatiempos, disfrutamos nuestras propias diversiones, lo cuál puede ser algo bueno en un matrimonio. Pero cuando pasamos tiempo juntos haciendo lo que nos gusta, es con frecuencia un momento de ganar y ceder. Pasar la tarde en el golf con mi esposo nunca fue algo que yo hubiera elegido, pero terminé divirtiéndome mucho. De hecho, fue una de las mejores citas que he tenido. Muéstrale a tu esposo que te importa mostrando interés por sus pasatiempos. Puede ser que él te regrese el favor y pase el día haciendo lo que quieres.

2. Satisfacción sexual

Este puede ser un tema sensible, pero es muy importante. Una cosa que mi esposo y yo hemos aprendido, es nunca considerar la intimidad como un juego, y nunca lo usamos como un medio de castigo. Hacer eso solo intensifica los sentimientos negativos y el resentimiento. La intimidad une a las parejas más que nada, y es importante para tu esposo. Necesita ser importante para ti. El que la intimidad marital sea especial, depende de la actitud y el esfuerzo de la pareja.

3. Admiración

En una relación saludable, tu esposo pone de su parte, ya sea al tener una Carrera, ir a la escuela, quedarse en casa con los hijos, etc. La mayoría de sus actos pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, mi esposo trabaja de 8 a 10 horas al día, luego pasa sus tardes asistiendo a la escuela o hacienda sus tareas. Puede ser que no veas de una manera física lo que tu esposo realiza por su familia cada día, lo cual hace que sus esfuerzos sean fáciles de olvidar. Como si estuviesen fuera de tu vista o de tu mente. Recuerda demostrarle y decirle a tu esposo, lo más frecuente posible, cuánto amas y aprecias todo lo que él hace por ti.

4. Menos críticas y quejas

El apoyo doméstico incluye crear un medio ambiente pacífico y bien manejado en el hogar. Tu esposo y tú pueden compartir las labores del hogar y otras responsabilidades de forma igualitaria, o tu esposo pude necesitar que tú manejes estas responsabilidades. Si es así, tu esposo debería estar haciendo su parte, por tanto tú llena las necesidades de él cocinando, lavando platos, manteniendo la casa limpia, etc.

5. Una esposa atractiva

Como esposa por más de 12 años, conozco la familiaridad y comodidad que puedes tener junto a tu esposo, lo cual es grandioso. Como madre de cuatro hijos, se lo fácil que es quedarse en pijama todo el día, el lujo que es tomarse una ducha cuando solo tienes cinco minutos de privacidad. Algunos días como esos están bien, pero no permitas que se convierta en un hábito. Esfuérzate por lucir atractiva para tu esposo. Si no lo ves hasta que llega 30 segundos antes de la cena, reserva unos minutos para arreglarte un poco. Empecé a hacerlo hace un par de años y noté una diferencia positiva en el humor de mi esposo cuando llegaba a casa. Además, te hace sentir muy bien.

Reconocer estos cinco aspectos es una manera grandiosa de analizar tu matrimonio para determinar las necesidades de tu esposo. Ya sea que esté en riesgo o no, cuando los esposos llenan las necesidades del otro, el matrimonio se fortalece.

LA RESISTENCIA AL CAMBIO

La mente humana es conservadora por naturaleza. El cambio asusta, desbarata e incómoda. Cuando algún hecho importante, novedoso o diferente llega al cerebro, se introduce el desorden. La aparente paz y tranquilidad informacional se desequilibra, el nuevo dato pone a tambalear el sistema y la tradición psicológica se ve amenazada por el invasor. A la mente no le gusta revisarse a sí misma, se resiste, se niega, se esconde. Ella prefiere moverse en la costumbre, en los hábitos, y más en lo conocido que en lo desconocido, aunque este último parezca mejor.

Las modernas investigaciones en psicología e inteligencia artificial han demostrado que la mente funciona con el principio de la economía de la información: cuando el cerebro almacena una creencia, un valor o una teoría, las retiene a toda costa. Es menos gasto proteger lo viejo que aceptar lo nuevo. Somos perezosos y conformistas por naturaleza.

Lo increíble de estos hallazgos es que todas las creencias depositadas en la memoria, independiente de su validez o utilidad, de su racionalidad o irracionalidad, son defendidas por igual. La mente no discrimina conceptos ni ideas: si se guardó en la memoria hay que preservar la información a lo que dé lugar.

Alrededor de los dos años de edad, los niños comienzan a fabricar y a consolidar teorías sobre ellos mismos y el mundo. Si las experiencias de contacto con los familiares y demás personas son saludables, aparecerán esquemas positivos: “El mundo es amable”, “Soy querible”, “La gente no es tan mala”. Si por el contrario, las vivencias son negativas, los esquemas tendrán un contenido malsano: “Soy torpe”, “Nadie me querrá”, “Soy feo”, “Nada lo hago bien”. Una vez instalados, la mente los patrocinará y cuidará todo el tiempo como si se tratara de una cuestión de vida o muerte.

A la tendencia obsesiva de mantenerse fiel a la memoria y defender la experiencia adquirida, se la llama autoengaño. Por ejemplo, evocamos mejor y más fácil eventos que confirman nuestras ideas (los que no concuerdan, los olvidamos). Atendemos más a aquellos estímulos que refuerzan nuestro pensar que los discrepantes. Incluso, podemos llegar a falsear la realidad para confirmar nuestras hipótesis (profecías autorrealizadas). Así somos, si no ganamos empatamos.

Recuerdo un reconocido profesor universitario, cuyo pensamiento era manifiestamente discriminatorio respecto al sexo femenino. “Las mujeres no deberían estudiar carreras técnicas”, decía sin pena alguna. Y para “comprobar” la supuesta supremacía masculina, simplemente exigía mucho más a las alumnas que a los alumnos. Una estafa altamente peligrosa. Manipular los datos para hacerlos coincidir con nuestros pensamientos es el método más utilizado por los humanos para engañarse a sí mismos y a los demás.

No obstante, pese a que la mente se resista y los fanáticos del conformismo prohíban pensar y amenacen con la hoguera, con esfuerzo y perseverancia podemos llegar a modificar muchos de nuestros esquemas inadecuados. Las personas que hacen un culto a la autoridad, que eliminan por decreto la creatividad, el riesgo sano y la inventiva, son víctimas de la costumbre. No hay que momificarse para estar en lo cierto. Debemos aprender del pasado pero no anclarnos a él.

Anthony de Mello decía que los seres humanos nos comportamos como si estuviéramos en una piscina llena de excrementos hasta el cuello y nuestra preocupación principal fuera que nadie levantara olas. La verdadera transformación interior requiere ruptura y reestructuración, es decir,  salirse de la piscina. Tumbar para construir. Nada de reformismos tibios o pañitos de agua fría. A la mente hay que confrontarla sin anestesia y de frente. Cuando no le dejamos espacio para la trampa, cuando la obligamos a mirar los hechos tal como son, ella no tiene más remedio que acceder al cambio. Entonces, damos el brazo a torcer, el pensamiento abre una sucursal y la imaginación, audaz e irreverente, hace de las suyas.